Standard & Poor's otorga mayor solvencia crediticia al banco presidido por Emilio Botín

Santander saca mejor nota que la deuda soberana española

Pese a la rebaja de la calificación crediticia de Santander por parte de Standar & Poor's (S&P), el banco presidido por Emilio Botín permanece un escalón por encima (A-) que la deuda soberana española (BBB+).

Rara vez la nota sobre la solvencia de un banco se sitúa por encima de la deuda soberana del país donde la entidad tiene su sede. Así lo recuerda la S&P en la nota de prensa que acompaña la rebaja de 11 entidades financiaras extranjeras.

Santander es, por tanto, una excepción según la metodología de la agencia de rating. Su deuda a largo plazo ha sufrido hoy una degradación de un escalón, de A+ a A- (grado medio alto de inversión). Aún así, se mantiene por encima de la nota de la solvencia crediticia de España, recientemente menguada hasta BBB+ (grado medio bajo).

S&P matiza esta particular relación de desequilibrio advirtiendo que, al menos, la diferencia no excede de un escalón. El trecho solo se agranda cuando la deuda soberana es B- o inferior (grado altamente especulativo, más hondo aún que el bono busura), concreta la agencia en su informe a modo llamada a la calma.

Pero la descompensación llegó a superar el escalón durante todo el mes enero. Hasta entonces reinaban las tablas entre las notas de la casa de Botín y el Estado español.

La agencia estadounidense rebajó de una tacada la nota de nueve Estados de la zona euro el 13 de enero. Quitó a Francia el máximo galardón (tripe A) y bajó a España dos peldaños. La argumentación se basaba en la dudas sobre la UE, que acababa de aprobar el tratado para controlar el déficit público, para atajar "el estrés sistémico que se mantiene en la eurozona".

La deuda soberana española pasaba a ostentar un A mientras Santander permanecía dos pasos por encima, en un AA-. El margen se estrechaba con la rebaja del banco el 13 de febrero y volvía a situarse a un escalón.

Este mes se han producido otros dos movimientos, esta vez menos espaciados en el tiempo. El viernes 26 llegó el capón a España, y solo tres días más tarde, el turno del Santander. No solo S&P otorga una posición relativamente privilegiada a la entidad presidida por Emilio Botín. Goldman Sachs apuntó recientemente que la mayor diversificación de su mercado, con menos de un tercio de su cartera de préstamos en España, suponía un importante amortiguador ante el riesgo país español.