Modificará la normativa para facilitar el lanzamiento de garantizados

La CNMV pone coto al efecto de los ratings sobre los fondos de inversión

Los fondos de inversión garantizados eran víctimas colaterales de la avalancha de rebajas de calificaciones de las entidades financieras españolas. La CNMV impedirá que estos recortes bloqueen el lanzamiento de nuevos productos.

La CNMV registra el folleto para la titulización de la deuda eléctrica
La CNMV registra el folleto para la titulización de la deuda eléctrica

Las agencias de rating -Standard & Poor's, Moody's y Fitch- han desatado en los últimos años una ofensiva contra países, empresas y entidades financieras. El último envite contra España ha corrido a cargo de S&P, que rebajó a última hora de ayer su nota en dos escalones, dejándola a tres del bono basura.

Los fondos de inversión también han sufrido indirectamente los disparos del oligopolio. La normativa obligaba a que los garantizados contaran con entidades financieras que se comprometieran a poner el dinero necesario en caso de que la rentabilidad de la cartera fuera inferior a la prometida.

Los fondos garantizados son, con diferencia, los fondos con más auge en España, con unos 54 millones de euros de patrimonio en marzo frente al total de 130 millones, según los últimos datos de Inverco, la asociación del sector.

La CNMV ha sometido hoy a consulta pública un proyecto de circular para evitar que el sector se vea tan afectado por las constantes rebajas de rating, como informó el miércoles Cincodias.com.

Así, los garantizados no necesitarán que el garante tenga calificación crediticia "siempre y cuando no se trate de instituciones a las que la normativa permite exceptuar del cumplimiento de los límites de exposición global, de contrapartida por la operativa de derivados y límites de diversificación". Es decir, solo los fondos con una exposición a derivados superior al patrimonio neto del fondo deberán contar con garantes con calificaciones mínimas.

Hasta ahora la normativa exigía que la calificación crediticia del garante por parte de Standard & Poor's, Moody's y Fitch fuera al menos favorable en el largo y en el corto plazo. Era necesaria una nota mínima de A- a largo plazo según las nomenclaturas de Standard & Poor's y Moody's; y deA3 para Fitch. La mala noticia es que, tras los últimos recortes, cada vez son menos las entidades financieras que dan la talla exigida.

Más medidas

La CNMV, además, modificará la circular para evitar que se produzcan situaciones injustas en caso de que la entidad financiera que garantiza el fondo cuente con dos calificaciones discrepantes. En este caso, la gestora del fondo podrá justificar la validez del garante utilizando una calificación propia.

Hasta ahora, en caso de discrepancia entre dos agencias -por ejemplo, S&P le otorgaba una nota suficiente pero Moody's no-, la norma exigía una tercera calificación que apoyara la tesis de que el garante daba la talla.

Esto solucionará los eventuales problemas de actualizaciones de rating en el actual panorama de operaciones del sector financiero. Por ejemplo, Unnim -la unión de las cajas de ahorros de las cajas de ahorros de Manlleu, de Sabadell y de Terrassa- ha sido adquirida por BBVA, cuyas calificaciones son muy superiores.