Puede estar en el punto de mira de una opa

La petrolera se queda sin blindajes en los votos ni 'acción de oro'

Cuando Repsol compró YPF en 1999, la petrolera española era más pequeña que la argentina y, aunque en estos años ha crecido gracias a sus proyectos internacionales, la devaluación sufrida por el expolio de YPF (su participación del 57% se valora en 10.500 millones de dólares y solo el lucro cesante de Vaca Muerta, en otros 13.700 millones) y la depreciación de sus acciones de casi un 40%, la colocan en el punto de mira de una opa. Su free float es de casi un 30% del capital.

Repsol se ha quedado sin la protección indirecta de la acción de oro del Estado argentino sobre YPF, que podía vetar cualquier operación sobre su petrolera local y, de paso, sobre la matriz. Además, en España quedan pocos blindajes legales contra alguna posible incursión de un grupo extranjero (prácticamente ninguna si es comunitario).

Así quedó demostrado con el pacto accionarial firmado el verano pasado entre Pemex y Sacyr, que otorgaba a ambas empresas el control de casi el 30% de Repsol, y para el que no fue de aplicación la llamada función 14 de la Comisión de la Energía. La razón, que Repsol no era una empresa regulada, como es el caso de Gas Natural. Esta función pasará al Ministerio de Industria, tras la desaparición prevista del regulador energético.

REPSOL 12,27 -1,13%

También la desaparición de los límites a los derechos de voto en las juntas, que Repsol tenía fijados en un 10% del capital, facilitarían la tarea a algún posible opante. Este blindaje (la llamada enmienda Florentino) desapareció en julio de 20101, y afectó también a Iberdrola y Telefónica.

Los pequeños atacan

Los accionistas minoritarios de Repsol, a través de la asociación Aemec, anuncian hoy las medidas legales que adoptarán en Argentina contra el expolio. En el proceso, les defenderá Rodolfo Barra, exministro de Justicia con Carlos Menem y catedrático de Derecho Administrativo.