Paradoja tras la expropiación de YPF

Argentina incrementa la importación de gas boliviano producido por Repsol

Argentina cierra las puertas a Repsol en su país, pero le abre el grifo de gas que produce en Bolivia. A partir de mayo el país sudamericano duplicará la importación de gas boliviano, tras la inauguración del nuevo complejo energético de la compañía, que permitirá enviar seis millones de metros cúbicos más de gas.

La paradoja energética argentina: mientras el Senado aprobaba ayer con una amplia mayoría la expropiación de las acciones de Repsol en YPF, Bolivia anunciaba la inauguración el 1 de mayo de un complejo energético del grupo español para incrementar la venta de gas al país que gobierna Cristina Fernández de Kirchner.

En el país del altiplano se nacionalizaron los hidrocarburos en 2006 pasando a dominio de YPFB. Repsol, sin embargo, opera y controla el 37,5% del bloque gasífero más productivo -Caipipendi- en el que prevé invertir 640 millones de dólares (475 millones de euros) para potenciar su producción.

En el bloque Caipipendi el próximo 1 de mayo se inaugurará la segunda planta del complejo Margarita, que producirá seis millones de metros cúbicos más, los que serán enviados en su totalidad a la Argentina. El año pasado ese país importó 8,5 millones de metros cúbicos a un valor de 11 dólares (8,3 euros) el millón de BTU (unidad de medida). La casi duplicación del gas que Argentina recibirá de su vecino servirá para atender la creciente demanda interna que provoca cada invierno el racionamiento a grandes empresas.

El incremento de la producción de gas boliviano cubrirá el 10% de la demanda argentina, que importará este año 14,5 millones de metros cúbicos de gas. Como si fuera un absurdo, será la nueva planta de Repsol -que significa la mayor inversión energética en Bolivia realizada por empresas extranjeras- la que llevará alivio a la crisis energética argentina y la totalidad de la nueva producción de 6 millones de metros cúbicos de gas, será bombeada a ese país, según ha anunciado el Gobierno de Evo Morales.

Bolivia ha comprometido además, incrementar el bombeo de gas al país austral hasta alcanzar los 27,7 millones de metros cúbicos al concluir esta década. Para Bolivia la exportación de gas natural representa la principal fuente de divisas, especialmente por la venta a sus vecinos Brasil y Argentina, por 3.833 millones de dólares (2.890 millones de euros), a los que se destina el 42% de las ventas totales del país.

La creciente demanda de gas en Argentina al llegar las bajas temperaturas ha hecho que esta semana el Gobierno ordenara la racionalización del gas priorizando los hogares y restringiendo el suministro a 200 grandes industrias.

La semana anterior cuando la presidenta Kirchner anunció la expropiación de YPF argumentó que era inaceptable que un país con la riqueza hidrocarburíferas como Argentina se convierta en importador neto de gas y petróleo por 9.397 millones de dólares (7.047 millones de euros), con un déficit respecto de las exportaciones de hidrocarburos por 3.029 millones de dólares (2.271 millones de euros).