La prima de riesgo cae a 416 puntos básicos

El Ibex rebota el 2,24% y se queda a un paso de recuperar los 7.000 puntos

Sesión de rebote tras el batacazo de la víspera. El Ibex se ha anotado un 2,24% hoy tras cerrar el lunes a escasos puntos del mínimo de la crisis alcanzado en marzo de 2009. La buena evolución de la subasta de deuda facilitó las compras y la Bolsa española estuvo a punto de recuperar los 7.000 puntos, cerró en 6.999,9. La prima de riesgo se relajó hasta los 416 puntos básicos.

Las Bolsas retomaron la senda alcista hoy después de las fuertes caídas del lunes, apoyadas en la sólida demanda de las subastas celebradas en Europa. España, Italia y Holanda apelaron con éxito al mercado y tanto el interés suscitado como los tipos de interés pagados (más altos pero no estratosféricos) sirvieron para calmar algo el nerviosismo que imperó en el mercado la sesión anterior. Las subidas se impusieron así en los principales índices y las primas de riesgo se relajaron.

El Ibex concluyó con un avance del 2,24% para cerrar en los 6.999,9 puntos mientras que en el resto de la región las subidas oscilaron entre el 0,78% del Footsie y el 2,48% de la Bolsa italiana. Avances que permitieron a las Bolsas europeas alejarse de los mínimos de tres meses alcanzados la víspera, mientras que la española se distanció algo del mínimo de la crisis alcanzado en marzo de 2009. Una buena noticia pues muchos expertos temen que si el índice pierde esa referencia de los 6.817,4 se encaminará hacia los mínimos de marzo de 2003 cuando cerró en los 5.452,4 puntos.

Los cazadores de gangas aprovecharon el mejor tono de mercado para lanzarse a la compra de compañías después de los precios irrisorios que alcanzaron la sesión anterior. La gran duda está en ver la duración del rebote puesto que muchos analistas no descartan más caídas dado el complejo entorno político y económico actual.

IBEX 35 8.416,60 0,00%

El resultado de las elecciones en Francia y la crisis política en Holanda dispararon ayer el miedo a un cambio en las políticas de austeridad que imperan en Europa. Un temor que no ha desaparecido y que el lunes aceleró las ventas en los mercados europeos. Al final los inversores temen los riesgos que puedan acarrear las políticas de estímulo económico si fracasan y ponen en peligro el compromiso de pago de los Estados.

En cualquier caso, la evolución de las subastas celebras hoy pone de relieve que a un precio los inversores siguen dispuestos a comprar deuda europea, un síntoma de confianza. El Tesoro español captó 1.900 millones de euros en letras, casi el máximo de 2.000 millones que se había fijado, tras recibir una demanda de 9.438 millones de euros. El interés de los inversores, por tanto, resultó firme aunque también es cierto que el Estado se fijó el objetivo más bajo del año ante el momento de mercado actual. El principal contrapunto fue el precio de emisión puesto que los tipos casi se doblaron respecto a la emisión de marzo, algo que tampoco sorprendió en exceso dado el repunte reciente de la prima de riesgo.

En concreto el Tesoro emitió 725 millones a tres meses a un tipo marginal del 0,72% respecto al 0,428% de la subasta anterior. En la referencia a seis meses colocó 1.200 millones a un marginal del 1,625% frente al 0,868% de la emisión de marzo. La prima de riesgo, en cualquier caso, se benefició del mejor tono de la sesión y cerró en los 416 puntos básicos.

"En la subasta se ha visto bastante demanda y tipos razonables, nada que ver con los que se vieron las pasadas navidades cuando la curva de tipos llegó a estar invertida", recuerda José Ramón Iturriaga, de Abante.

El resultado de las subastas en Holanda e Italia también ayudaron al buen tono de la sesión. Holanda colocó 2.000 millones de euros en bonos a dos y 25 años frente a un objetivo fijado entre los 2.000 y los 2.500 millones de euros, un día después de la dimisión del ejecutivo ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo para la aprobación de los recortes necesarios para reconducir el déficit. Para la deuda a dos años consiguió vender 1.000 millones a un tipo medio del 0,53% y en la emisión a más largo plazo colocó 995 millones al 2,78%, unos precios en línea con los del mercado secundario.

Italia, por su parte, vendió 3.440 millones de euros en bonos a medio plazo. En la referencia a dos años tuvo que pagar el 3,36%, un 1% más que en la anterior emisión, pero recibió una demanda sólida que le permitió captar el máximo fijado. También colocó otros 943 millones en bonos ligados a la inflación con vencimientos en 2017 y 2019. Pagó tipos medios del 3,88% y 4,32% respectivamente.

En el terreno de las referencias económicas, destacaron las que llegaron de EE UU. El índice de confianza del consumidor se situó en 69,2 frente al dato anterior revisado de 69,5 y quedó en línea con el 69,6 esperado. Las ventas de nuevas viviendas, por otra parte cayeron un 7,1% pero la cifra resultó mejor de lo esperado.