Reformas en Sanidad

CiU mantiene el euro por receta en Cataluña contra el criterio del PP

Justifica que la tasa autonómica es disuasoria y no busca más ingresos

La puesta en marcha de un recargo estatal en el precio de los medicamentos ha traído una consecuencia inesperada, como la fractura del consenso entre PP y CiU en Cataluña. El portavoz del Ejecutivo autonómico, Francesc Homs, anunció ayer que Cataluña mantendrá la tasa de un euro por receta, que se empezará a cobrar el 1 de junio, aunque el Gobierno aumente el sistema de copago farmacéutico vigente hasta la fecha. "Lo mantendremos mal que nos pese. Como máximo esto puede representar 60 euros al año por persona. Está planteado con la finalidad de moderar el abuso del consumo que todos sabemos que existe en productos farmacéuticos", aseguró ayer en rueda de prensa.

Para tomar esta decisión, el Ejecutivo catalán se escuda en que se trata de una medida "disuasoria sobre el consumo de fármacos y no recaudatoria" y además recuerda que el compromiso es no recortar más en sanidad, pero lo que se tiene que buscar es financiación por la vía de los impuestos. Una declaración que sonó como una declaración de guerra en el PP catalán, que apoyó con su votos los Presupuestos autonómicos para este año. El portavoz del PP catalán, Enric Millo, emplazó al Gobierno a no aplicar el euro por receta en Cataluña, una tasa que se pactó entre ambas formaciones en las cuentas públicas. "Me gustaría que los catalanes seamos similares a los españoles y no paguemos más que en el resto de España", resumió Millo.

La argumentación popular es que la sanidad catalana se va a financiar a través de tres tributos: el céntimo sanitario (del que aplica el mayor gravamen de 48 céntimos por litro de gasolina y gasóleo), el euro por receta (es la única comunidad autónoma que lo va a aplicar en todo el territorio nacional y prevé recaudar 100 millones de euros al año) y el copago farmacéutico aprobado por el Ejecutivo estatal. Una situación muy diferente, por ejemplo, a la de un ciudadano aragonés, que es de las pocas regiones que ha optado por no aplicar el céntimo sanitario y que tampoco tiene una tasa por receta.

1.500 millones por frenar el turismo sanitario

El mayor impacto económico de la reforma sanitaria, con la que el Gobierno espera ahorrar 7.267 millones de euros, se dará en el apartado de medicamentos, según la memoria del impacto económico de la reforma facilitado a Efe por el Ministerio de Sanidad.

En total, el ahorro en gastos de lo que denomina "cartera suplementaria" y que engloba a los gastos de fase corresponde a farmacia, dietoterápicos (alimentos dietéticos destinados a personas con trastornos metabólicos congénitos), prótesis y transporte no urgente será de 3.550 millones. En cuanto al plan para combatir el turismo sanitario, Mato elevó a 1.500 millones los ahorros previstos frente a los 917 estimados el martes.