Tilda de "muy buena" la reforma financiera española

Lagarde pide que el fondo de rescate ayude a los bancos

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha pedido a Europa que permita que el fondo de rescate pueda inyectar dinero directamente a los bancos de la región, sin necesidad de pasar por los gobiernos soberanos.

Durante una rueda de prensa celebrada con motivo de la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial, Lagarde recalcó que tanto el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) como su sustituto, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), permiten colaborar en la capitalización de la banca en toda la zona euro, pero deben hacerlo a través de los Gobiernos.

En su opinión, ambos instrumentos deberían poder prestar ayuda a la banca sin necesidad de canalizarla a través de los gobiernos, algo que supondría una "mejor integración" y una Europa "más sólida". Sin embargo, incidió en que esa mejora debe ir acompañada por una supervisión europea "más global", con un trasfondo europeo "más sólido" y con un sistema de resolución europeo.

Elogios a España

Asimismo, Lagarde calificó como "muy buenas" las medidas para mejorar la situación del sector financiero adoptadas por el Gobierno español, que se está tomando "muy en serio" esta situación.

La directora gerente del FMI recordó que el Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy ha adoptado medidas "concretas" sobre el sector bancario que son "muy bienvenidas". "Las autoridades españolas están tomándose muy en serio esta situación", incidió la ex ministra francesa.

Lagarde destacó que la economía mundial atraviesa una fase de recuperación "tímida e incipiente", aunque advirtió de que la situación sigue siendo frágil porque existen "nubes sombrías" en el horizonte, como el elevado nivel de desempleo en muchos rincones del mundo, el lento crecimiento, el desapalancamiento potencial, las nuevas tensiones financieras en la zona del euro o el posible aumento de los precios del petróleo.

En este sentido, incidió en que el "epicentro" de los potenciales riesgos es la eurozona, pese a que se han adoptado medidas "significativas" en los últimos seis meses, tanto a nivel nacional, con frecuencia con nuevos gobiernos, como a nivel europeo.

La zona euro, epicentro de los riesgos

A este respecto, destacó la aprobación del pacto fiscal, la participación "significativa" de las instituciones europeas en la resolución de la crisis, en especial el Banco Central Europeo (BCE), y la creación de un cortafuegos de 800.000 millones de euros "claro y mejorado".

"Faltan algunas cosas, pero es un paquete integral que muestra una decisión importante de defender la moneda", reconoció Lagarde, quien incidió en la necesidad de implementar ahora las reformas adoptadas tanto a nivel nacional como regional, complementar los esfuerzos y profundizar en la integración en múltiples niveles.

Respecto al caso de Grecia, mantuvo su afirmación realizada en la reunión de septiembre de que el país debe "implementar, implementar e implementar" las medidas, pero subrayó que en estos seis meses han ocurrido "muchas cosas" en Grecia. Así, destacó que el nuevo Gobierno implementó todas las condiciones previas al segundo rescate, al mismo tiempo que hubo un "cambio de enfoque" en algunos de sus socios.

Reforzar el cortafuegos del FMI

Por otra parte, Lagarde confió en que tras la reunión de primavera de la institución la "potencia de fuego" del FMI haya aumentado "significativamente" sus recursos, aunque rehusó dar la cifra exacta que espera alcanzar.

Así, Lagarde instó a todos los miembros del Fondo a que colaboren en este esfuerzo, siguiendo los pasos dados por Japón, y recalcó que varios países ya se han comprometido a colaborar en este esfuerzo, y así lo anunciaran próximamente. Respecto a Estados Unidos, que se ha negado a aportar más dinero, afirmó que está apoyando "de forma decidida" al Fondo y que tiene que desempeñar un papel de liderazgo.

En esta misma línea, también recalcó que es necesario que los miembros de la institución concluyan la labor realizada para mejorar el sistema de cuotas y la gobernanza del FMI con el objetivo de que el proceso esté finalizado antes de que concluya el año.