La respuesta comunitaria

La CE descarta cualquier represalia comercial bilateral o europea

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, se mostró ayer "profundamente decepcionado" por el anuncio del Gobierno de Buenos Aires sobre la expropiación de las acciones Repsol en YPF. Pero el organismo comunitario descartó cualquier tipo de represalia comercial a escala europea contra las importaciones argentinas.

Fuentes del organismo comunitario recordaron, además, que España no puede imponer restricciones bilaterales a la entrada de productos argentinos porque violaría las normas del mercado interior europeo.

El departamento de Karel de Gucht, comisario europeo de Comercio e Inversión, ni siquiera parece dispuesto a suprimir el tratamiento preferencial que reciben ciertas exportaciones de Argentina como procedentes de un país en vías de desarrollo. "Nunca se ha utilizado ese tipo de acuerdos como arma comercial", señalaron ayer fuentes de ese departamento.

REPSOL 11,68 1,85%

Y subrayaron que la cancelación de ese tipo de privilegios aduaneros solo se ha adoptado por motivos de violación de derechos humanos en los países beneficiados.

EE UU sí que suspendió la semana pasada ciertas concesiones comerciales a Argentina en represalia por la negativa de ese país a acatar las sentencias que reconocen el derecho de empresas estadounidenses a ciertas compensaciones.

"A Europa le va muy bien respetando las normas", señalaron ayer fuentes de la Comisión. "Y si un país, como Argentina, quiere violarlas, será el principal perjudicado porque daña su credibilidad internacional".

Las mismas fuentes consideran que el caso Repsol repercutirá negativamente para el Gobierno de Cristina Kirchner en foros internacionales como el G-20. Y no descartan que pueda dañar también las negociaciones entre la UE y Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay).

A debate el castigo diplomático

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE analizarán el caso Repsol en su próxima reunión, prevista para el próximo día 23 de abril en Luxemburgo. En la cita se espera la asistencia del titular español, José Manuel García-Margallo, que ha pedido reiteradamente la implicación de la UE en el conflicto. Fuentes comunitarias indicaron ayer que se mantienen abiertas "todas las opciones" sobre un posible castigo diplomático contra Buenos Aires, aunque declinaron concretarlo. Ayer, de momento, se aplazó una reunión a nivel técnico CE-Argentina prevista para esta semana.