TRIBUNA

Facebook 'enfoca' su estrategia en movilidad

Como ya viene siendo habitual, apenas conocerse la noticia de la compra de Instagram por Facebook por 1.000 millones de dólares, las redes sociales y en especial Twitter empezaron a bullir. No es de extrañar, ya que se trata sin duda de uno de los movimientos empresariales en internet más importantes en estos tiempos de crisis, y la primera adquisición relevante para Facebook, que a la espera de su salida a bolsa en unas pocas semanas, tira de chequera para posicionarse.

Con anterioridad, Facebook había tomado posiciones mediante acuerdos en otras empresas aumentando el alcance de su plataforma en su empeño por competir con Google. Además de extender su red en la guerra de plataformas, Facebook busca formas de profundizar en su estrategia en movilidad, una de las previsibles claves de éxito de futuro para los negocios digitales.

Se estima que más de 400 millones de usuarios acceden regularmente a Facebook a través de sus teléfonos móviles.

Instagram es una aplicación de uso sencillo concebida para que sus usuarios puedan compartir fotos (y previsiblemente también vídeo en un futuro próximo) con su entorno de forma rápida y divertida generando comunidad.

En apenas un año desde su nacimiento, cuenta ya con más de 30 millones de usuarios registrados. Hasta hace solo una semana, la aplicación estaba disponible únicamente en la App Store de Apple, pero desde que estrenó su versión para Android ya ha superado el millón de descargas en la tienda de Google Play. Por tanto, con este movimiento Facebook consigue estar presente en las principales plataformas de móviles. Se trata de un servicio pensado por y para la nube, en definitiva un apetitoso juguete para los grandes de internet.

Pero este no es el único objetivo, como en otras adquisiciones importantes llevadas a cabo con anterioridad por sus principales competidores -Google, Microsoft o Amazon- la compra es también una forma rápida de adquirir talento, una política de recursos humanos que desde fuera podría parecer cara, pero que a la larga resulta eficaz. Observamos cómo la nueva era de internet basada en la innovación y el rápido crecimiento ha abierto dos nuevos frentes: la batalla por el talento y por las patentes.

Cada vez resulta más evidente que el futuro del negocio de internet, si excluimos el mercado chino y ruso, está en manos de unas pocas empresas que tienen que crecer y moverse rápidamente, y la mejor forma de hacerlo es a través de adquisiciones.

Tal y como internet se está desarrollando en la actualidad, parece impensable que pueda aparecer un nuevo servicio o empresa como en su día lo hicieron Google o Facebook que llegue siquiera a hacerles sombra.

Es tal el músculo financiero de estos que en cuanto empieza a despuntar cualquier empresa o servicio rápidamente puede ser adquirido.

Se pueden contar con los dedos de una mano las empresas que han rechazado un intento de adquisición, y aquellas que lo han hecho, como Groupon o Yahoo, seguramente aún se están arrepintiendo. En este sentido este tipo de adquisiciones no solo es importante por el valor que aportan al comprador sino también por el riesgo que representarían si cayeran en manos de uno de sus competidores.

Lo que una vez más Instagram no parece aportar, como tampoco lo hizo en su día Youtube, es un modelo de negocio eficaz. Pero, para Facebook, que en su última valoración superaba ya los 100.000 millones de dólares y podría recaudar más de 5.000 por su salida a bolsa, tener que pagar alrededor de 33 dólares por cada usuario de Instagram debe parecer una pequeñez.

Pero Facebook tendrá que actuar con cuidado, Instagram es un juguete jugoso pero de cristal, en el momento que haga un movimiento en falso perderá toda la gracia para sus adeptos. Sus usuarios tienen un alto sentimiento de pertenencia a algo único y no aceptarán que este sentimiento de identidad se diluya en una gran plataforma. Son conocidas las empresas que tras su adquisición han perdido el interés de sus usuarios y su potencial valor se ha desvanecido rápidamente. Y si no, que se lo pregunten a MySpace.

Pepe Tomé / Pepe Cerezo. Socios de RocaSalvatella