A fondo

¿Vale Instagram 1.000 millones de dólares?

¿Vale Instagram 1.000 millones de dólares?
¿Vale Instagram 1.000 millones de dólares?

El propio Mark Zuckerberg parecía prever de antemano que la compra de Instagram, la popular aplicación para retocar fotos y compartirlas por dispositivos móviles, por parte de Facebook iba a levantar polvareda. Y él mismo reconoció, tras desvelar la noticia este lunes, que la adquisición de la start-up californiana por parte de su compañía es extraña. Eso sí, no se refería al precio, los 1.000 millones de dólares (760 millones de euros) que va a pagar Facebook, por una firma con una docena de empleados y menos de dos años de vida. Se refería a que es la primera vez que su empresa compra una aplicación consolidada y no un equipo de ingenieros.

Zuckerberg añadió que puede que no se vuelva a repetir una operación de este tipo. Pero, la compra anunciada, hecha está. Y la mayor adquisición hasta la fecha de la popular red social, que está a punto de debutar en Bolsa, no ha dejado indiferente a nadie. A unos, porque la entienden y la aplauden. A otros, por parecerles disparatado el precio pagado por una empresa que, según admitió hace unos meses su creador Kevin Systrom, aún no tiene ingresos.

Concluir si Facebook ha perdido la cabeza pagando esa cifra desorbitada por Instagram o ha dado en el centro de la diana no es sencillo, y deberá pasar tiempo y ver cómo evoluciona la fusión de sus ofertas antes de emitir un juicio. Aun así, los expertos consultados coinciden a la hora de argumentar qué aporta la compra de Instagram al gigante de internet. Fernando Polo, socio director de Territorio Creativo, âscar Alonso, analista de Penteo, y su colega Jaime García Cantero destacan que Facebook no compra una aplicación sin más; con esta operación, compra tres cosas de golpe.

El precio es alto, pero Facebook compra un rival potencial, un puntal en el móvil y una base de usuarios en rápido crecimiento

Primero, se hace con la aplicación social que más ha crecido en el último año (30 millones de usuarios en año y medio), si se tiene en cuenta su principal limitación, y es que hasta hace una semana la aplicación solo estaba disponible para usuarios de iPhone. Ahora, con el lanzamiento de la aplicación para Android, Instagram "podría soñar con llegar a los 100 millones de usuarios a final de 2012", afirma Polo.

Segundo, la aplicación adquirida es nativa móvil, justo una de las debilidades que Facebook argumentó en su documentación para la salida a bolsa. "Apple y Google tienen los sistemas operativos, Facebook solo tiene una aplicación compleja de usar. Y Facebook sabe que su punto fuerte es compartir fotografías, y que eso se produce cada vez más en movilidad", señala Polo.

En esta misma línea, Alonso ve clara aquí la fuerza de la compra porque recuerda que Facebook "no es especialmente innovadora en el ámbito de los dispositivos móviles, pese a que más de la mitad de sus 850 millones de usuarios usen su servicio desde sus smartphones, y pese a que es el mayor álbum fotográfico digital del mundo". Muchos analistas, de hecho, han señalado meses atrás que los días de rápida expansión de Facebook habían terminado y muchos ven a la red social como una empresa pegada a la era del PC, más que a la del Post-PC, y eso es un problema porque el acceso a internet desde móviles supera al de los ordenadores de sobremesa y las ventas de tabletas pronto podrían superar a las de los PC tradicionales.

Pero, hay algo más, advierten los expertos. Comprando Instagram la empresa de Zuckerberg elimina un serio competidor, evita que otro rival, Google por ejemplo, la compre, y se defiende de nuevos actores como Pinterest, la red social de mayor crecimiento hoy, con 20 millones de usuarios. "Facebook, que pretende convertirse en núcleo de la actividad de los internautas, no podía permitir que redes sociales especializadas como Instagram se asentasen como comunidades estables ajenas a Facebook, especialmente si se basan en la fotografía, uno de los tipos de contenido que más actividad genera en Facebook", continúa Alonso.

Es cierto que existen aplicaciones parecidas a Instagram, las más conocidas Picyou y Streamzoo, pero "ella es la líder con muchísima diferencia", dice García Cantero, que cree que la compra va más allá de las meras funcionalidades y asegura que hay que entenderla en el contexto de una próxima salida a Bolsa de Facebook, porque sin duda esta operación calienta la salida al parqué de la red social. "Supongo que Zuckerberg sonríe cada vez que se publica si Instagram vale 1.000 millones en solitario, porque ¿cuánto valdrá sumado a Facebook? Está claro que a nadie le interesa más la burbuja que a Facebook, al menos hasta que ellos mismos salgan a Bolsa", añade.

Con todo, Polo explica que si se piensa que Facebook compra el usuario de Instagram a un precio cercano a los 30 dólares y que la valoración prevista para la salida a Bolsa paga el usuario de Facebook a 120 dólares, "parece que el arbitraje tampoco es malo". Además, "Facebook rentabilizará el uso de Instagram, consiguiendo una integración privilegiada. Como Spotify, que obliga a tener cuenta en Facebook y replica en el timeline todas las acciones, gracias a lo cual Facebook gana visitas y tiempo de permanencia, es decir, ingresos publicitarios".

Así pues, queda claro que la valoración de Instagram (que se ha doblado en una semana), no ha estado basada en sus ingresos. Y la jugada de Facebook, si cuida a los usuarios enganchados de Instagram, podría resultar tan hábil como la que hizo Google comprando Youtube por 1.650 millones de dólares en 2006, antes de que fuera totalmente evidente la importancia que llegaría a tener el vídeo en internet.