La reestructuración bancaria no reactivará el crédito

Ordóñez advierte que la salida de la actual crisis será lenta

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha advertido de la larga duración de la crisis en la que está inmersa España y ha apuntado que "la salida a las crisis de exceso de deuda son muy lentas". Ha defendido que la reestructuración de la banca española está casi completada, pero que no bastará por sí sola para que vuelva a fluir el crédito.

En un momento en que España vuelve a colocarse en el ojo del huracán de los mercados, con la prima de riesgo en los 415 puntos básicos, el Gobernador del Banco de España ha recordado esta mañana que "no es probable que veamos pronto una fuerte recuperación de la economía española" y ha apuntado al largo camino que es necesario recorrer hasta encontrar la salida a la crisis de deuda, una situación en la que la zona euro lleva empantanada ya dos años.

El Gobernador, que en julio concluye su mandato al frente del Banco de España, ha afirmado que la reestructuración de la banca española -que asegura está ya casi completada- no bastará por sí sola para reactivar el crédito, en el que no se observa una demanda solvente, síntoma de la actual debilidad económica.

En su intervención en el XIX Encuentro del Sector Financiero, organizado por Deloitte, Fernández Ordóñez ha defendido su labor al frente del Banco de España. Ha recordado que la institución "no pudo contar con la creación de un banco malo" y que la apuesta por soluciones privadas para la banca, con la subasta de las entidades intervenidas o nacionalizadas, ha requerido un esfuerzo de convicción para la participación del resto de entidades. Ha apuntado además que el sistema financiero español funciona mejor desde que las cajas se transformaron en bancos y ha culpado a la injerencia de partidos políticos y sindicatos de las dificultades de la primera fase de fusiones bancarias.

Autonomía del Banco de España

A pocos meses de su relevo, y en un discurso casi con tintes de despedida, Ordóñez ha lanzado un mensaje al Gobierno para que respete la autonomía del banco de España y no interfiera en su labor.

"Es trascendental seguir respetando la autonomía del Banco de España en su actuación supervisora y que los gobiernos sigan sin caer en la tentación de interferir en las decisiones", ha afirmado. Y ha reclamado más poder para la institución para establecer sanciones a las entidades financieras, competencias que deberían ser transferidas desde Economía. "También habría que autorizar al FROB a asumir los poderes de las juntas de accionistas en los bancos intervenidos", ha añadido