En España crecen las críticas

Bruselas da el visto bueno a los presupuestos de 2012

La Comisión Europea (CE) ve bien que presupuestos generales del Estado de 2012 confirmen el objetivo de déficit público del 5,3 %, mientras que en España los partidos políticos aumentan las críticas a unas cuentas públicas que consideran injustas, entre otras cosas.

El portavoz de asuntos económicos de la CE, Amadeu Altafaj, ha dicho que "parece positivo" que el Gobierno confirme el objetivo de déficit del 5,3 %, además de valorar que los presupuestos estén basados en proyecciones macroeconómicas prudentes.

Respecto a la amnistía fiscal, Altafaj ha asegurado que se trata de una medida que ya han puesto en práctica otros países de la UE y que permitirá lograr ingresos adicionales, aunque ha dicho que es difícil saber cuánto se logrará recaudar.

Críticas de los partidos

En España, el principal partido de la oposición ha iniciado una ofensiva contra los presupuestos con actos en más de 50 ciudades en las que distintos dirigentes socialistas han explicado los efectos que las cuentas públicas tendrán en cada territorio.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha incidido en el recorte del 26 % en investigación y desarrollo, que cree que dificulta el cambio de modelo productivo que necesita España.

Precisamente hoy, la secretaria de Estado de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), Carmen Vela, ha detallado que este área contará con 3.944 millones de euros para 2012, 1.391 millones menos que el año anterior, lo que ha enmarcado en el necesario entorno de austeridad.

También se han desgranado las cuentas de Cultura, departamento dentro del que el Instituto de Cine y Artes Audiovisuales será uno de los principales afectados con un recorte del 35,4 %.

Para la diputada del PP Elvira Rodríguez estos ajustes son inevitables, ya que deben compensar las cuentas "sobre las que mintió el Gobierno del PSOE".

Rodríguez ha dicho que aún es pronto para valorar la acogida de los presupuestos generales en los mercados y ha afirmado con rotundidad que no existe riesgo de intervención de la economía española.

Desde Cataluña, el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, ha insistido en que los presupuestos "no gustan", ya que esta comunidad será una de las más afectadas en lo que a la inversión se refiere.

No obstante, ha dicho que CiU intentará introducir enmiendas favorables para las cuentas catalanas aprovechando que el PP quiere contar con su apoyo para la aprobación de los presupuestos.

Para el vicesecretario general de Comunicación y Estrategia de ERC, Oriol Amorós, el recorte de inversiones para Cataluña supone una "agresión" que constituye motivo suficiente para que las fuerzas políticas catalanas soliciten conjuntamente la autonomía fiscal.

En esta línea se ha pronunciado la diputada de ICV en el Congreso Laia Ortiz, quien ha instado a los partidos catalanes, y en especial a CiU, a hacer un frente común y a "plantarse" ante unos presupuestos que "atacan" Cataluña.

Más polémica ha generado la amnistía fiscal en Navarra, donde el portavoz del Gobierno, Juan Luis Sánchez de Muniáin (UPN), ha señalado que no le gusta el perdón "para ningún tipo de delito", aunque ha dicho que todavía no se ha tomado una decisión oficial sobre su aplicación en la comunidad foral, si bien los miembros socialistas del ejecutivo se han mostrado reacios a asumirla.

Desde IU, el diputado Gaspar Llamazares ha planteado la inconstitucionalidad de la amnistía fiscal, ya que considera que "no se puede exonerar de pena a quienes deben ser condenados por haber cumplido un delito".

El Gobierno defiende sus "duros" presupuestos

Ante este aluvión de críticas, el Gobierno ha defendido hoy la necesidad de unos presupuestos generales "duros y desagradables" para este año ante la situación económica.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado hoy que estos presupuestos son "duros" y "desagradables", pero la "alternativa era infinitamente peor".

Según el jefe del Ejecutivo, en estos momentos España tiene "un rumbo" y las medidas emprendidas tendrán efecto a medio plazo, aunque resulte ahora difícil de comprobar.

Rajoy ha destacado que el ajuste necesario para reducir el déficit público podría haber sido de 18.000 millones menos este año y de 10.000 menos en el 2013 si el anterior Gobierno socialista hubiera cumplido sus compromisos con la UE.