Este recorte centra el 30% del ajuste

El gasto social cae un 4,3% hasta los 175.382 millones de euros

El gasto social de los Presupuestos Generales del Estado para 2012 cae un 4,3% este año, hasta los 175.382 millones de euros. Con ello el Gobierno confía un 30% del ajuste presupuestario a este capítulo de gasto (-7.908 millones). De esta partida solo crece el gasto en pensiones (un 3,2%) y destacan la caída en educación (un 22%); fomento del empleo (21,3%) y acceso a la vivienda (31,7%).

El Estado destinará este año un total de 1745.382,70 millones de euros al gasto social, lo que supone casi 8.000 millones menos que en 2011 y representa una caída del 4,3%. De esta forma el Gobierno confía el 30% de todo el ajuste presupuestario a las políticas sociales. Además, el peso de estas partidas supone el 56% del total de las políticas de gasto frente al 58% que supusieron en 2011.

La única partida que sube es la de las pensiones a la que se destinarán 11.825 millones (un 3,2% más). El resto caen, destacando el gasto en prestaciones por desempleo, que descenderá un 5,5% hasta los 28.805 millones de euros. La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández, ha explicado que este descenso obedece a que muchas de las nuevas personas que se quedarán en paro no cumplen los requisitos mínimos exigidos para el cobro de dicha prestación.

Seguidamente, la mayor partida de gasto en importancia que registra una caída más importante es la de las pensiones asistenciales (12.014 millones) que descienden un 11,5%. Igualmente, la inversión en fomento del empleo se recorta un 21,3% hasta los 5.764 millones.

Asimismo, el fomento del acceso a la vivienda y la educación experimentan también fuertes recortes del 31,7% y 21,9%, respectivamente. Así la primera de estas partidas perderá 380 millones, quedándose en 820 millones de euros y en la segunda se invertirán 2.220 millones (2.623 millones menos).

Al margen del gasto social estricto, la inversión en servicios públicos esenciales también sufre importante ajuste del 9,2%, siendo la política exterior la más afectada, con una caída del 38,9% hasta los 1.680 millones. Los gastos de defensa caen un 8,8%, con lo que se gastarán 6.261 millones en ello; y en la justicia se invertirán 1.612 millones (un 5,9% menos)