Nueve iniciativas para los próximos tres meses

Rajoy anuncia la reforma del sector eléctrico y una ley de unidad de mercado

Excesivo déficit público, falta de crédito y ausencia de competitividad son los grandes males que acechan a la economía española. Tras 100 días en el poder, este lunes ha sido el turno de Mariano Rajoy para hacer balance. El presidente ha anunciado la creación en los próximos tres meses de una reforma del sector eléctrico, el desarrollo de la ley de estabilidad presupuestaria y una ley de unidad de mercado.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, conversa con Javier Arenas, junto a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, durante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional
El presidente del PP, Mariano Rajoy, conversa con Javier Arenas, junto a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, durante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional

Ya han pasado 100 días desde que Mariano Rajoy accedió al poder y hoy ha sido el día de hacer balance de los primeros meses de Gobierno. El presidente ha comparecido tras el Comité Federal de su partido. En su discurso ha vuelto a hacer referencia a las causas que han motivado el mal comportamiento de la economía española, como la falta de competitividad o la falta de crédito en el sistema. Pero, por encima de todos, uno: el déficit público. Estos son los pilares que hay que apuntalar para "volver a senda del crecimiento, crear empleo y mejorar el bienestar de los ciudadanos".

Algo en lo que ya trabaja el Gobierno. Y en lo que va a trabajar en las próximas semanas. Mariamo Rajoy, de hecho, ha aprovechado su comparecencia para subrayar que el Ejecutivo "va a seguir por la misma senda" en los próximos tres meses y para anunciar que su acción de Gobierno pasará, sobre todo, por el desarrollo de una ley de estabilidad presupuestaria, la reforma el sector eléctrico, la creación de una ley de unidad del mercado, la puesta en marcha de una ley de emprendedores ("que facilite el afloramiento de pymes y autónomos"), la reforma de la ley de costas, el lanzamiento de un plan de lucha contra el fraude (tanto fiscal, que incluye perseguir a los parados que cobran una prestación de desempleo pero siguen trabajando en negro, como en la Seguridad Social y en el seguro de desempleo), la aprobación de una ley de educación y de la formación profesional y de otra para regular a las mutuas. Ocho compromisos que acompañarán a otros esfuerzos ya puestos en marcha, como la reestructuración del sistema financiero y la reforma de los servicios públicos, además de la eliminación de duplicidades en las administraciones públicas, algo a lo que los responsables de las comunidades autónomas y de las corporaciones locales han de dar "prioridad", según les requirió en su alocución.

El déficit, la gran amenaza

Rajoy ha vuelto a reiterar el déficit público como una de las amenazas más fuerte a las que se enfrenta la economía española y todo ello debido al exceso de gasto acometido el año pasado. Según el presidente, las administraciones gastaron en 2011 cerca de 90.000 millones de euros de más, en lo que fue una más de las duras críticas que lanzó al anterior Gobierno. La no disponibilidad de esta cantidad provocó que tuvieran que pedirse prestados, siguiendo el paso de algunos países de la zona euro. Pero para que nos presten es "necesario generar confianza", ha reiterado, y esto solo se consigue si se dispone de una "deuda razonable". "Pido a los miembros del PP que tengan responsabilidades en las comunidades autónomas que actúen en consecuencia", explicó. "No es momento ni de pabellones, ni de autopistas, ni de aeropuertos, ni de otras cosas"".

Los presupuestos adoptados en el pasado Consejo de Ministros, explicó, van encaminados a reducir el déficit hasta el 5,3%. Para ello se han tenido que adoptar algunas medidas que no gustan "ni siquiera a los propios miembros del Gobierno", pero que resultan imprescindibles para asentar las bases de la recuperación, según ha indicado el propio presidente. "Hemos tratado de ser justos y equitativos con los recortes", explicó, y por eso no se bajó el sueldo de los funcionarios, "algo que habría sido muy injusto", ni se subió el IVA.

Otro de los duros ataques de Rajoy al anterior Ejecutivo tuvo como protagonista la situación del sector eléctrico. "Nos han dejado una deuda de 24.000 millones", un déficit al que calificó como "problema descomunal". En este sentido, aseguró que las dos terceras partes de este déficit lo van a pagar las empresas.

Malas noticias

El presidente recalcó que este año volverá a ser malo para los españoles. "No estoy en condiciones de dar buenas noticias a los españoles. Lo siento. Pero os digo que estaré en condiciones de dar buenas noticias a los españoles", aseguró durante su intervención. Sin embargo, trató de poner enfásis en que se están poniendo los cimientos para la recuperación de España en 102 días de Gobierno "intensos". "Los cimientos no se ven, pero nadie duda de que los cimientos son lo más importante de todo, porque eso permitirá en el futuro construir con solidez y eficacia", ha añadido. "Todas estas medidas, que son muchas, no tienen más objetivo que devolvernos pronto a la senda de la creación de empleo".