Por 208 millones de euros

ACS construirá un oleoducto para Pemex en el Golfo de México

ACS se ha adjudicado la construcción de un oleoducto en el Golfo de México para la petrolera Pemex por un importe de 275 millones de dólares (unos 208 millones de euros), según han informado fuentes oficiales de la compañía.

El proyecto contempla la ejecución de 77 kilómetros de canalización offshore, que el grupo que preside Florentino Pérez ejecutará a través de su filial Dragados Offshore y en consorcio con Swiber.

Para la ejecución de la obra los socios emplearán una buque de Swiber y las instalaciones que la filial de ACS tiene en México (el centro de producción de Tampico y la base logística de Ciudad del Carmen).

El contrato incluye tanto la ingeniería como la construcción del oleoducto, que conectará la Plataforma Enlace Litoral a la terminal marítima de Dos Bocas de Pemex, en el Golfo de México.

ACS 26,92 -0,48%

Según ACS, el proyecto constituye un hito para las dos empresas que forman el consorcio. En el caso de Dragados Offshore, se trata de la primera ocasión en que ejecutará un oleoducto marino offshore, mientras que para la firma de Singapur Swiber, dedicada a todo tipo de obras y servicios offshore, constituye su primer contrato en el Golfo de México.

Nuevo avance por Norteamérica

Con este proyecto, el grupo español de construcción y servicios da un paso más en su estrategia de internacionalización, y se refuerza en el mercado Norteamericano, donde actualmente cuenta con una destacada presencia en el negocio de obra civil y, sobre todo, de concesiones.

Precisamente, ACS acaba de adjudicarse una nueva autopista en Canadá. El proyecto, valorado en unos 1.145 millones de euros, consiste en la construcción y posterior explotación durante treinta años de una vía de 27 kilómetros de longitud que supone el cierre de la circunvalación de Edmonton.

Se trata de la cuarta autopista que el grupo logra en Canadá y la séptima que consigue en Norteamérica, mercado que considera "estratégico" en su política de internacionalización.

En este caso, ACS ha logrado la autopista a través de un consorcio en el que participa con sus filiales de construcción (Dragados) y concesiones (Iridium), y con su participada alemana Hochtief, y que completan Meridiam, Flatiron y Volker Stevin Contracting.