Las gestoras de BBVA y Santander, primeros inversores españoles

El dividendo de Apple, un premio para accionistas como Fidelity y Vanguard

La decisión de Apple de retribuir a los inversores supone un premio para los accionistas de la compañía, que durante años han aguardado este día. A partir de ahora, todos los trimestres recibirán su parte del progreso de Apple. En la actualidad, Fidelity Management es el primer accionista de Apple con 48,6 millones de títulos, que suponen el 5,21% del capital. Es decir, el valor de su inversión es superior a 28.000 millones de dólares.

A continuación se sitúan Vanguard Group, con un 3,99%; State Street, con un 3,73%; BlackRock, con el 2,71%; T Rowe, con el 2,59%; Capital World, con el 1,68%; JP Morgan, con el 1,55%, e Invesco, con el 1,51%.

También los herederos de Steve Jobs se verán favorecidos por la decisión. En este momento, la familia del fallecido cofundador de la compañía mantiene un total de 5,54 millones de acciones, que suponen el 0,59% del capital.

APPLE INC. 191,44 -0,23%

Asimismo, la retribución de Apple también va a favorecer a distintos inversores españoles. Según los registros de accionistas que elabora la agencia Bloomberg, BBVA, a través de distintas gestoras (BBVA USA, Bancomer, BBVA Patrimonios y BBVA Gestión) tenía 104.280 acciones de la compañía estadounidense, que suponían un 0,02% del capital, lo que le situaba como primer inversor español. El valor conjunto de esta posición es de 62,5 millones de dólares.

A continuación se situó Santander (a través de Santander Asset Management y Gestión Santander), con casi 30.000 acciones.

Otros inversores españoles con presencia en Apple son Ibercaja Gestión, con 5.560 acciones; Invercaixa, con 4.595; BBK Gestión, 3.681; Gesmadrid, 3.135; Gaesco Gestión, 1.470; Popular Asset Management, 1.400; Rural Mutual, 505; Renta 4 Gestora, 440, y Bancaja Fondos, con 260 títulos.

Oracle, Microsoft y Cisco ya pagan, ¿y Google?

La mayoría de compañías tecnológicas de EE UU ha decidido aplicar políticas de retribución al accionista. Sin duda, un cambio de paradigma y un paso más hacia la maduración de sus proyectos empresariales, basados en su primera fase en destinar todo el beneficio a financiar el crecimiento.

La primera de ellas fue Microsoft, que tras acumular una tesorería cercana a 50.000 millones de dólares, decidió empezar a pagar dividendos en 2004. Inicialmente, abonó un dividendo especial que supuso en torno al 58% de los fondos que tenía en su balance. En 2009, Oracle, tras 23 años cotizando en el Nasdaq y un lustro de adquisiciones masivas, aprobó el pago de su primer dividendo. En 2010, el turno fue para Cisco Systems y Texas Instruments.

Ahora, las miradas se dirigen hacia gigantes de internet como Google y Amazon. Y es que el buscador cerró el cuarto trimestre con más de 44.600 millones de dólares en liquidez. Suficiente para pagar a los accionistas.