El ministro aseguró que "no descarta" subidas de la luz

Soria rechaza aplicar una quita a la deuda eléctrica y zanja la polémica

El titular de Industria descartó ayer públicamente la aplicación de una quita a la deuda eléctrica, pero sí avanzó subidas de tarifa como una de las vías para atajar el déficit, cuya reforma abordará en un mes o dos. No obstante, Soria reiteró que también los operadores deben colaborar.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, aseguró ayer que el Gobierno no descarta nuevas subidas de la luz como una de las medidas para atajar el déficit de tarifa, pero que no se plantea aplicar una quita o descuento para las empresas que financian esta deuda. Soria hizo estas declaraciones durante su intervención en las conferencias Intereconomía, cuando ya sabía de la existencia de medidas cautelares del Supremo que obligan a su ministerio a subir de forma considerable los peajes eléctricos con efectos desde enero.

Soria reconoció que sería "faltar a la verdad" decir que entre las medidas para acabar con este desfase no se incluirán subidas del recibo de la luz, aunque ha señalado que aún no hay una decisión concreta para la próxima revisión de abril. Por el contrario, ha afirmado que en el Ministerio de Industria "no se ha planteado" una quita o descuento sobre esta deuda reconocida a las eléctricas y que deben los consumidores, con lo que dio por zanjada públicamente una medida polémica, que irrita a las grandes eléctricas.

Y, aunque sin dar detalles, el ministro ha apuntado que con las prórrogas a las nucleares habrá que "tener en cuenta" los beneficios que reporta a las empresas y la corresponsabilidad que deben tener para solucionar el problema aunque no sea de "forma aislada ni individualmente". En esta línea, Soria insistió en que la solución al déficit de tarifa no está en una sola de las partes y que todos -operadores, consumidores y Administraciones- deberán colaborar para acabar con este problema de la economía española.

No todo va a caer sobre "las espaldas" de los consumidores porque no sería "sostenible", pero tampoco en las de los operadores ni en las de la Administración, y más en un contexto de déficit público como el actual, puntualizó.

Respecto al calendario de medidas para acabar con la sangría, el ministro canario señaló que puede haber alguna coyuntural en abril (la subida de tarifas, interpretaron los presentes) pero que el conjunto de iniciativas tardará algo más, hacia mayo.

En cualquier caso, señaló, "queremos dotarnos de la seguridad jurídica suficiente" para que los inversores sigan viendo en España un país "serio". El ministro insistió en su intervención -a la que asistieron los altos ejecutivos de las empresas del sector energético- que la seguridad jurídica será uno de los principios inspiradores de la reforma. Y aunque dijo no compartir muchas de las propuestas de la CNE, el ministerio estudiará el documento que no es "vinculante".

Apoyo a la prospección petrolífera

Soria subrayó que España no puede permitirse el lujo de prescindir de prospecciones petrolíferas como las de Canarias y que el Gobierno "apoyará y alentará" los trabajos de las empresas que contribuyan a reducir la dependencia energética. Soria dijo que el Gobierno no va a "mirar a otro lado" cuando se detecten oportunidades para disminuir la dependencia energética del país, que ronda el 80%, y que se apoyarán los trabajadores de los operadores, "por su cuenta y riesgo", en prospecciones de petróleo y gas.

Con la situación de empleo y déficit, señaló Soria, el Gobierno está "para pocas bromas en esta materia (...) no estamos para restringir actividades ni desperdiciar recursos". De forma más concreta, Soria ha señalado que las prospecciones en Canarias -que quiere hacer Repsol- serían a 61 kilómetros de la costa.