Exige que el presupuesto de 2012 "respete completamente las normas del Pacto de Estabilidad"

Barroso descarta por ahora una revisión del objetivo de déficit español

La negociación para flexibilizar el compromiso del déficit va a ser larga y la UE no parece dispuesta a que sea fácil. Así lo ha dejado claro Barroso, en sus primeras declaraciones tras conocerse el desfase real de 2011.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ha descartado una revisión del objetivo de déficit para España antes de conocer los detalles del presupuesto para 2012. "Seguimos esperando esa información", ha señalado el presidente durante la rueda de prensa previa a la cumbre europea que se inicia mañana. Y aunque la pregunta ha sido en español, el portugués ha preferido contestar en inglés para que el mensaje quedase claro para todos los medios internacionales y los mercados financieros: "El Gobierno de Rajoy ha dicho que presentará su proyecto de presupuestos a finales de marzo y será entonces cuando debamos abordar la cuestión (de flexibilizar los objetivos)".

Si el calendario decidido por Barroso se cumple, España deberá fijar el viernes un techo de gasto sobre la base del objetivo de déficit pactado por el Ejecutivo anterior. Un 4,4% que parece completamente desfasado e inalcanzable tras constatar que 2011 cerró con un déficit del 8,5%.

Pero Barroso, como su comisario de Economía, Olli Rehn, no parece aceptar esa desviación como un eximente. Al menos, de momento. "Lo cierto sobre España", aseguró Barroso, "es que aún no sabemos las causas del derrape fiscal del año pasado y el Gobierno español nos ha dicho que nos facilitará esa información a lo largo del mes de marzo".

Hasta entonces, el presidente de la CE espera que se respeten los compromisos pactados. E indicó, en un tono no exento de amenaza: "Espero que España presente un presupuesto para 2012 que respete completamente las normas del Pacto de Estabilidad".

La aparente inflexibilidad de Bruselas podría obligar al Gobierno, según adelanta hoy el diario El País, a retrasar la fijación del techo de gasto, prevista para el próximo viernes 2 de marzo.