Está dispuesta a negociar el objetivo de déficit

La CE exige a España que aporte detalles sobre los Presupuestos

El portavoz de la Comisión Europea, Olivier Bailly, ha pedido a España más información sobre los Presupuestos Generales, que se presentarán el 30 de marzo. Exige esta condición a cambio de abrir la puerta a negociar una posible flexibilización del objetivo de déficit, que alcanzó el 8,51% en 2011

Europa quiere conocer las causas de la desviación del déficit 2011, que ha alcanzado el 8,51% (muy por encima del tope del 6% marcado por la CE) y esperan tener más información a lo largo de marzo. "España necesita algo creíble", ha dicho el portavoz de la CE, Olivier Bailly. En cuanto a la posibilidad de un flexibilización del objetivo de déficit, Bailly ha dicho que "de momento, no estamos ahí. No hemos recibido aún ninguna información por parte de Gobierno a cerca de como van afrontar los Presupuestos para 2012". La cuentas para este año, aplazadas debido al anticipo de la elecciones generales, serán presentadas en el parlamento el 30 de diciembre, según anunció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la semana pasada.

No es la primera vez que Bruselas urge a España a presentar los presupuestos, bajo la amenaza, incluso, de una multa por el excesivo volumen de déficit. La presión va en aumento después de conocer que el desfase entre ingresos y gastos públicos es aún mayor que la previsión anunciada por el Gobierno a finales del diciembre (en torno a un 8%).

El Gobierno confía en que Bruselas acepte como anticipo la aprobación del techo de gasto para 2012. El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha anunciado que el Gobierno fijará el límite de gasto este viernes. Ha confirmado además que incluirá la nueva previsión de déficit público para el ejercicio, y que servirá a su vez de base para la confección de los Presupuestos Generales del Estado.

En todo caso, el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha incidido en que no prevé suavizar el objetivo de reducción de déficit para España este año (que supone bajar del 8,51% al 4,4% del PIB) antes de conocer los motivos del desvío fiscal en 2011 y las nuevas medidas de ajuste incluidas en el borrador de presupuestos de 2012.

"En primer lugar, necesitamos plena información sobre el desvío fiscal de 2011 y los motivos de este desvío", ha dicho Rehn en unas jornadas sobre el Gobierno económico de la UE en la Eurocámara. Respondía así a una pregunta de la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, sobre si Bruselas flexibilizará el objetivo para España tras constatarse que la cifra final de déficit del año pasado es 2,51 puntos superior a lo prometido a la UE.

"En segundo lugar, necesitamos plena información sobre el borrador de presupuesto y las medidas concretas previstas de consolidación fiscal para este año 2012", ha explicado el responsable de Asuntos Económicos. "Cuando tengamos esa información, y confío que sea en las próximas semanas, durante el mes de marzo, podremos entonces examinar si España está tomando medidas eficaces para garantizar la sostenibilidad estructural de sus finanzas públicas", ha indicado Rehn.

"Sólo podemos volver a este tema cuando tengamos plena información sobre el desvío fiscal del año pasado y los planes presupuestarios de este año", ha resaltado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario. Rehn ha admitido que la revisión de los objetivos fiscales es "una de las cuestiones clave en la política económica y presupuestaria europea del momento y por supuesto para España y su política económica, sostenibilidad fiscal y crecimiento económico".

"El Pacto de Estabilidad no es estúpido, se centra en la sostenibilidad estructural de las finanzas públicas y este será nuestro foco cuando hagamos el análisis", ha insistido Rehn. Y ha recordado que los ministros de Economía de la UE, incluido el español Luis de Guindos, reafirmaron la semana pasada que "todos los Estados miembros deben continuar respetando sus compromisos de acuerdo con las reglas del Pacto de Estabilidad".

Por su parte, el comisario de Empleo, László Andor, ha destacado que "la economía sumergida" es una cuestión "preocupante" en España y ha reclamado medidas para "trasladar más de las actividades informales a la economía trasparente y que paga impuestos".