Busca reanimar la credibilidad del país

De Guindos se reúne hoy con grandes inversores en Nueva York

Apretada agenda la del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, en su viaje al otro lado del Atlántico. Después de su visita a Washington, donde se reunió con el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, para explicarle el alcance del plan de saneamiento financiero, la reforma laboral y los recortes de gasto, el ministro participó durante el fin de semana en la reunión del G-20 celebrada en México.

El presidente de la Fed de EE UU, Ben Bernanke, y Luis de Guindo, ministro de Economía y Competitividad
El presidente de la Fed de EE UU, Ben Bernanke, y Luis de Guindo, ministro de Economía y Competitividad

Hoy tiene previsto reunirse con un selecto grupo de grandes inversores en Nueva York. La cita busca reanimar la credibilidad del país, objetivo que ya motivó su road show de Londres de la semana pasada.

A las nueve de la mañana, hora local, tiene previsto celebrar un desayuno de trabajo en el Hotel Four Seasons con cuatro de los inversores con mayor influencia a nivel mundial: John Paulson, presidente de Paulson & Co, uno de los gurús más conocidos por sus advertencias acerca del estallido de la burbuja inmobiliaria en EE UU y el peligro que suponían las hipotecas subprime, Robert Axilrod, de Moore Capital, Derek Kaufman, de Citadel Asset Management y Erez Kalir, de Sabretooth Capital.

No obstante, el plato fuerte de este viaje será la reunión prevista con Lloyd Blankfein, presidente y consejero de Goldman Sachs, a quien el ministro de Economía español tratará de convencer de que España es un país serio y solvente, comprometido con la austeridad presupuestaria y que está dispuesto a emprender las reformas que sean necesarias para recobrar la confianza de los inversores.

A pesar de que las presiones sobre las primas de riesgo española e italiana parecen haberse relajado durante las últimas semanas, sus diferenciales con el bono alemán se resisten a bajar de los 300 puntos básicos, un nivel considerado todavía demasiado alto por los mercados.

Más crecimiento

El debate parece seguir centrado en que la prioridad es reconducir las cuentas públicas de la UE hacia la estabilidad presupuestaria. Sin embargo, arrecian las voces que exigen al tiempo estímulos para aumentar el crecimiento, y algunas de esas voces llegan de EE UU.