Santander y BBVA son los más afectados

Los bancos españoles pierden 160 millones con la quita griega

El segundo rescate de Grecia se cerró con un 53,5% de recorte en la cartera de deuda griega para los acreedores privados. Los bancos españoles ostentan 302 millones de papel soberano griego, de los que perderán, al menos, 160.

Grecia
Grecia

Tras meses y meses de negociación el bocado para los tenederos privados (inversores en deuda pública helena, al margen del BCE, los bancos centrales y el FMI) es del 53,5%. Un pellizco más que el porcentaje que salió de la cumbre del 26 de octubre, que establecía un acuerdo con la banca para aplicar una quita del 50% sobre los bonos helenos.

Desde que comenzara el tortuoso hundimiento griego, allá por mayo del 2010, los porcentajes en la inevitable participación del sector privado han ido aumentando. Los inversores en títulos soberanos han aprovechado la procrastinación de los dirigentes europeos para ganar tiempo y aligerar así su exposición al riesgo país heleno. El sector financiero español disponía de 448 millones de euros, según los datos aportados en junio por las entidades en las pruebas de resistencia efectuadas por La Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés). A septiembre de 2011, últimos datos disponibles, lo han rebajado a 302 millones.

La banca europea es el principal tenedor exterior de deudas griegas. En total, suma más del 90% de la exposición. La banca francesa y alemana tiene riesgos en Grecia por valor de 65.000 millones de euros, según datos de junio del Banco de Pagos Internacionales de Basilea (BIS). Casi la mitad de la exposición a Grecia que tienen los bancos mundiales, cifrada por el BIS en 141.000 millones.

El banco BBVA es el más castigado en España. Sólo ha visto reducida su exposición en un 11% y los 112 millones que aún guarda en su cartera quedarían en 51 tras aplicar la quita. Le sigue Santander, la segunda entidad que más papel griego posé. Tras deshacerse de un 38%, los 110 millones menguarían hasta quedarse en 51. Bankia también ha soltado lastre (cuenta con un 41% menos) y pasaría de 32 millones en libros a 15. Liberbank, Unicaja y Banca Cívica no han modificado su exposición, pero continúa siendo muy menor. 47 millones entre los tres.

En todo caso, las pérdidas serán mayores, independientemente, eso sí, de la provisión con la cuenten cada una de las entidades. La operación de canje pactada supone que el 53,5% que aceptan perder los acreedores privados se aplica sólo sobre el nominal de sus bonos. El 46,5% que sí recuperarán será canjeado por deuda emitida por el fondo de rescate europeo.

Pero para calcular el valor presente de un bono no solo cuenta el nominal. Hay que tener en cuenta también cuánto se va a recibir en intereses y en qué plazo. Puesto que los nuevos bonos pagan menos intereses que la deuda anterior y gran parte es a un plazo mayor, el valor desciende y las pérdidas reales para los inversores podrían llegar al entorno del 75%. Esto significa 225 a restar de los 302 millones, es decir, se quedarían en apenas 80 millones de euros.