Plan contra la morosidad pública

Los acreedores ven "la luz al final del túnel"

Autónomos, pymes y grandes empresas aumentan sus expectativas de cobro con el anuncio de Hacienda.

El anuncio del ministro de Hacienda de que se articulará una línea de financiación para poner a cero la deuda comercial de las administraciones públicas ha generado grandes expectativas entre autónomos, pymes y grandes empresas, alguna de las cuales se disparó ayer en Bolsa. El incremento de las posibilidades de cobro allana el horizonte de cientos de miles de compañías.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, cifra en unos 30.000 millones el monto de los recursos que movilizará el Gobierno, lo que supondrá un "salvavidas" para los trabajadores por cuenta propia, ya que hay cuatro millones de facturas pendientes. "Se habla, se dice, se comenta, 30.000 millones de euros", una cantidad "lo suficientemente importante para inyectar en la economía", aseguró. Desde el inicio de la crisis 350.000 autónomos han cerrado y 780.000 empleados han perdido el puesto de trabajo por la morosidad pública. La demora en el pago afecta a seis de cada diez autónomos directa o indirectamente.

Ponerse al día de pago

Solo el Ayuntamiento de Madrid tiene una deuda con proveedores de 900 millones de euros, por lo que la alcaldesa, Ana Botella, confía en la solución de Hacienda. "Creo que todo lo que sea ponerse al día con el pago de facturas es bueno", apostilló.

Uno de los sectores más perjudicados es el de la construcción. La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) considera que es "una gran noticia" esta medida aunque lamenta que pueda suponer una quita sobre la deuda que las administraciones deben a las empresas. La patronal sostiene que muchas empresas están al borde de la quiebra por la morosidad de las administraciones y la caída de ingresos por la crisis del sector.

La Asociación de Empresas de Limpieza Pública confía en que la iniciativa sea efectiva para terminar con una situación "insostenible". En declaraciones a Efe, el presidente, Francisco Jardón, aseguró que el anuncio de Montoro les hace "ver la luz al final de túnel". Hay 6.800 ayuntamientos que deben a las empresas de limpieza 3.000 millones. "La mejor forma de cobrar la deuda es continuar trabajando con estos ayuntamientos y comunidades. Acudir a los tribunales para reclamar el pago solo alarga los cobros que, en muchas ocasiones, no llegan a producirse, según Jardón. A esta asociación pertenecen ACS, FCC, Ferrovial o Sacyr.

Las constructoras se disparan en Bolsa

Las constructoras, y sobre todo FCC, aplaudieron ayer en Bolsa la iniciativa del Gobierno de poner en marcha un mecanismo para que los proveedores puedan cobrar de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos. La compañía que preside Baldomero Falcones y en cuya cuenta de resultados tiene gran peso el área de servicios, subió un 9,58% en un día en el que el Ibex 35 cayó un 1,26%.

El simple anuncio del Ejecutivo de que se está ultimando un plan con la banca para saldar toda la deuda pública con proveedores (de unos 35.000 millones), "en semanas o meses" ya está teniendo sus primeros efectos en algunas de las compañías implicadas. Aunque no será la única compañía, FCC podría convertirse en una de las grandes beneficiadas por esta iniciativa.

La constructora, que arrancó la jornada con subidas del 1%, pronto empezó a despegar y cerró con una revalorización del 9,58%. "Tanto FCC como ACS (que ayer subió al cierre un 2,69%) podrán aliviar su situación financiera con este plan. Sacyr repuntó otro 3,3%. "Tendrá un impacto positivo a corto plazo, ya que el efecto será inmediato. Esto también reducirá los costes de financiación para obras públicas", aseguró ayer Francisco Salvador, analista de FGA/MG Valores a Bloomberg, informa Virginia Gómez.