Las respuestas para entender el pacto alcanzado esta madrugada

Las 10 claves de lo que ha ocurrido en Grecia

La troika ha llegado a un acuerdo sobre el segundo rescate griego. El país salva el match point que suponía el vencimiento de deuda del próximo marzo a cambio, eso sí, de unas duras exigencias.

Bandera griega
Bandera griega

1 ¿Qué ha pasado hoy con Grecia?

Los ministros de la Economía de la zona euro (Eurogrupo) han cerrado el acuerdo sobre el segundo rescate del país. El pacto llega después de varias semanas de intensas negociaciones y de que en la madrugada del domingo 12 de febrero el Parlamento heleno diera el visto bueno a los recortes adicionales exigidos por la denominada 'troika', que agrupa al BCE, a la Unión Europea y al FMI.

2 ¿Cuánto dinero recibirá el país?

El nuevo paquete de salvamento, que se suma a los 100.000 millones del primer rescate, asciende a unos 130.000 millones de euros hasta 2014. El importe final de la ayuda se decidirá cuando se conozca el grado de participación del sector privado y Grecia haya puesto en marcha los planes de ajuste. Lo más urgente para el país es lograr el dinero necesario para afrontar el próximo pago de deuda pública, previsto para el próximo 20 de marzo, y que asciende a unos 15.000 millones.

3 A partir de 2015, ¿ya no habrá más ayudas?

El escenario ideal sería que Grecia vuelva a financiarse en los mercados a partir de 2015. Pero esto es muy complicado. "Es difícil pensar que pueda volver a financiarse en el mercado, puesto que el tipo de interés que se le pedirá será muy elevado", señala en un informe Antonio García Pascual, de Barclays Capital.

Es lógico que los tipos de interés que el mercado exija al país sean muy altos, tendiendo en cuenta el 'fiasco' que han sufrido los inversores privados. Así, "la asistencia financiera podrá extenderse más allá de 2014 si es necesario, hasta que Grecia pueda acceder a los mercados y siempre que cumpla con los requisitos solicitados", explica en un informe José María Valle, de Ahorro Corporación.

4 ¿Qué va a pasar con los acreedores privados?

Los acreedores privados -inversores en deuda pública helena, al margen del BCE, los bancos centrales y el FMI- aceptarán unas pérdidas del 53,5% sobre el nominal de sus bonos. El 46,5% que sí recuperarán será canjeado por deuda emitida por el fondo de rescate europeo. Sin embargo, las pérdidas reales que deberán asumir los inversores serán mayores, indica Rafael Romero, de Unicorp Patrimonio. Según diversas fuentes que ya han echado mano de la calculadora para hacer las cuentas, estarán muy cerca del 75%.

5 ¿Por qué esa diferencia entre las pérdidas nominales y las reales?

Según los términos del rescate, los inversores privados deberán asumir una pérdida del 53,5% sobre el nominal de sus bonos. Es decir, quien tuviera 100 euros en deuda recibirá 46,5 euros. Pero el verbo "recibir" es una metáfora, ya que no cobrarán nada. Lo que se les da son dos nuevos bonos. El primero es deuda griega por el 31,5% del valor nominal del antiguo bono (el equivalente a 31,5 euros, siguiendo el ejemplo anterior). Tendrá un vencimiento a 30 años y una rentabilidad que empezará en el 2% e irá subiendo en el tiempo hasta llegar al 4,3%. La segunda parte asciende al 15% del valor nominal y llegará a los inversores en forma de letras a dos años respaldadas por el fondo de rescate europeo. De ahí salen las cifras.

Para calcular el valor presente de un bono no solo se mira el nominal, sino cuánto dinero se va a recibir en intereses y en qué plazo, añade Romero. Puesto que los nuevos bonos pagan menos intereses que la deuda anterior y gran parte es a un plazo mayor, el valor desciende y las pérdidas reales para los inversores llegan a ese entorno del 75%. Eso sí, el acuerdo incluye varios caramelos a los inversores, como la posibilidad de cobrar extra si el PIB griego supera determinados parámetros, así que es complicado fijar una cifra de pérdidas definitiva.

6 ¿Cuál es el objetivo de hacer participar a los inversores privados en el rescate?

El objetivo es que la deuda griega sobre el PIB baje del 160% actual hasta el 120,5% en 2020. El nivel que se pretende conseguir continúa siendo altísimo, pero la troika considera sostenible a largo plazo. Los expertos, en todo caso, dudan de que se llegue al porcentaje de deuda sobre el PIB deseado. La más mínima desviación de los planes de reducción de gastos implicaría que el endeudamiento sobre el PIB se situaría en torno a los niveles actuales del 160% dentro de ocho años, según Barclays Capital.

7 ¿Qué pasa si los inversores privados se niegan a participar?

Para que el plan surta efecto sin tener que activar los seguros contra el impago de la deuda (CDS, en sus siglas en inglés), sería necesario que el 100% de los inversores privados aceptara el acuerdo.

Grecia ha introducido cláusulas que obligarán al canje si no se consigue el porcentaje de aceptación necesario. "Para los inversores que no acudan voluntariamente al canje se aplicarán cláusulas de acción colectiva, lo que implicará entrar en selective default y la ejecución de CDS por unos 3.000 millones", señala Banco Sabadell en un análisis publicado hoy.

8 ¿Qué ha ofrecido el país como contrapartida al rescate?

Grecia, en su primer rescate, que tuvo lugar en mayo de 2010, se comprometió a una serie de recortes, pero ha asegurado que meterá aún más la tijera. Así, ha diseñado otro plan de ajuste de 3.300 millones en el Parlamento, con el compromiso escrito de los dos líderes mayoritarios -el socialista George Papandreu y el conservador Antonis Samaras- de que aplicarán los recortes gane quien gane las elecciones. Además, ha identificado medidas adicionales para ahorrar unos 325 millones.

9 ¿Cómo se asegurará la troika de que Grecia cumple?

Grecia ha aceptado tres medidas. Primera, un equipo de supervisión permanente de la troika. Segunda, creará una cuenta blindada que dispondrá siempre del suficiente capital para hacer frente al menos a tres meses de vencimiento de sus obligaciones. Y, tercera, dará prioridad constitucional al pago de la deuda.

10 Con estas medidas, ¿queda cerrado el problema griego?

Los analistas consultados desconfían de que esta sea una solución duradera, ni siquiera a corto plazo. El principal riesgo está en las elecciones que se celebrarán, previsiblemente, el próximo abril. Si gana la actual oposición del Gobierno, como revelan las actuales encuestas, no es seguro que se lleven a cabo todas las medidas acordadas, según Barclays Capital.

"No descartamos que Grecia siga siendo un foco de atención en próximos meses", señalan desde Banco Sabadell. Y es que el mercado seguirá poniendo en duda la sostenibilidad de la deuda griega a medio plazo. El Financial Times cita un informe elaborado por la troika que cifra en 50.000 millones de euros adicionales necesarios en el programa de ayuda para 2014 en caso de quedarse cortos en los ajustes fiscales.