Ofertas de recompra

Bankia canjea preferentes por riesgo bursátil

Liquidez inmediata penalizada o reembolso total en junio de 2013

Toma el dinero y corre" es una de las recomendaciones que más se oyen últimamente en boca de los analistas que estudian la inversión en participaciones preferentes. Un activo muy poco líquido, de carácter perpetuo y que en muchos casos da una rentabilidad inferior a la deuda pública.

La única buena noticia para los inversores que compraron preferentes es que los bancos y cajas que se lanzaron a vender estos productos lo hicieron para reforzar su capital. Pero las normas han cambiado desde que se produjo la avalancha de preferentes y ahora la regulación del sector financiero ya no las ve con tan buenos ojos. Un mal para la banca que se convierte en un beneficio para los inversores que quieren salir de las preferentes y convertirlas en algo más líquido: las entidades se están apresurando a lanzar ofertas de recompra de sus preferentes para intentar convertirlas en instrumentos que, esta vez sí, vuelvan a computar como capital.

Para ello, la nueva moda es canjearlas por acciones (los bonos, convertibles o no, también están entre los elegidos, pero tienen menos aceptación). Y hay dos modelos para plantear este canje: de forma inmediata o diferida en el tiempo.

BANKIA 1,78 2,65%

La última entidad en sumarse a la moda de la recompra de preferentes ha sido la matriz de Bankia, Banco Financiero y de Ahorro (BFA). Ha lanzado una oferta por un máximo de 1.277 millones de euros en participaciones preferentes y deuda subordinada emitida entre 1988 y 2006 por distintas entidades (Bancaja, Caja Rioja, Caja Ávila, Caja Segovia, Caja Madrid, Caja Laietana y Caja Insular) que hoy forman el nuevo banco presidido por Rodrigo Rato.

¿Qué se da a cambio? Acciones, por supuesto. ¿Interesa tener en cartera títulos de una entidad que cotiza en el mínimo de su historia (aunque esta sea muy corta) y que pierde casi un 14% en Bolsa en lo que va de año?

La respuesta es que depende. Sobre todo, porque la CNMV todavía no ha dado luz verde al folleto de Bankia donde se especifican las condiciones del canje, lo que deja en el aire cuestiones importantes.

La información que tiene el mercado en estos momentos es un hecho relevante que deja clara cuál es la posición de Bankia en la oferta. El banco quiere reforzar su capital, cambiar las preferentes por acciones, pero sin dañar en demasía su cotización. El clásico nadar y guardar la ropa.

Para ello, premia a los inversores que mantengan sus acciones hasta el 14 de junio de 2013. La cursiva es importante, porque el premio consiste en que esos inversores teóricamente no perderán dinero, así que más bien se podría decir que castiga a quienes no lo hagan.

Eso se deduce del hecho de que Bankia solo reintegrará la totalidad de lo pagado (en acciones, hay que recordar) a quienes se comprometan a mantener los títulos según un determinado calendario. A falta de conocer el detalle, solo se sabe que la última parte (mucha o poca, se desconoce) debe conservarse hasta cerca del verano del año que viene.

Eso será para los que se adhieran al denominado Plan de Fidelización (que así es como llama Bankia a esta posibilidad). A los infieles que no tengan intención de conservar sus títulos, se les dará el 75% de la inversión. Es decir, si compraron preferentes por 100 euros, se les devuelven 75 euros en acciones. El resto, se pierde.

Un punto importante de la oferta de canje es saber a cuánto se valoran las acciones. Puede que ahora el cambio se haga a la par (lo invertido en las preferentes por el equivalente en acciones), pero si hay que mantener buena parte de los títulos durante un tiempo a un tipo de cambio ya fijado, los inversores pueden encontrarse atrapados en una cotización a la baja con unas acciones que no pueden vender.

Para saber realmente cuál es la mejor opción para el inversor habrá que esperar a los detalles del folleto. Mientras tanto, la recomendación depende mucho de si se necesita efectivo rápido o no. A quien lo necesite, la oferta permite recuperar el 75% de la inversión de forma inmediata, vendiendo las acciones en cuanto se reciban. Para el resto, dependerá de las condiciones saber si compensa más mantener las preferentes y esperar a su amortización en efectivo por lo mismo que se pagó por ellas (algo que puede pasar o no, y no se sabe a qué plazo) o decidirse a ser accionista de Bankia, al menos hasta junio de 2013.

Los otros canjes

BBVA. Fue el primero en plantear una oferta de este tipo. La propuesta permitió a los inversores recuperar el dinero inicial sin sufrir pérdidas.

Santander. Los pequeños ahorradores recibieron su inversión en acciones, sin más complicaciones. Pudieron venderlas en el acto.

Sabadell. Entregó títulos del banco con una ecuación de conversión favorable a los inversores, que pudieron salir incluso con ganancias.

La Caixa. Entregó bonos necesariamente convertibles y deuda subordinada con vencimiento a una década.