La noticia fue difundida por la televisión pública internacional iraní

Irán niega la suspensión de las exportaciones de crudo a España

El Gobierno iraní sale al paso de las informaciones difundidas por Press TV, la televisión pública internacional iraní, y niega que se hayan suspendido las exportaciones a España y otros cinco países europeos. Teherán amenazó con hacerlo tras anunciarse el boicot de la UE al crudo persa, efectivo desde el próximo 1 de julio.

Barriles de petróleo
Barriles de petróleo

Mahmud Ahmadineyad no va a cumplir sus amenazas, al menos de momento, según ha señalado el portavoz del Ministerio del Petróleo que niega que su Gobierno haya suspendido las exportaciones a España, Países Bajos, Francia, Portugal, Grecia e Italia. La noticia era difundida a mediodía por la cadena de televisión Press TV (la televisión pública internacional iraní) pero minutos después el Ejecutivo salía al paso y, en declaraciones a Reuters, negaba lo difundido. La cadena oficial del régimen señalaba además que Teherán convocaba a los embajadores de los estados afectados por la iniciativa para informarles de su intención de revisar sus convenios sobre la venta de petróleo.

El pasado 4 de febrero el mismo departamento que hoy niega la información difundida advertía que suspendería las exportaciones a algunos países europeos después de que los ministros de Asuntos Exteriores de la UE aprobasen el embargo al petróleo iraní. El rechazo reiterado del Ahmadineyad a poner fin a su programa nuclear fue el detonante. Europa, y el resto de Occidente, no se fía de Irán y temen que emplee la energía nuclear con fines armamentístico.

Con esta medida el Gobierno no se quedaría de brazos cruzados y actuaría antes de la entrada en vigor de las sanciones, previstas para el 1 de julio después de que las autoridades europeas llegaran a la conclusión de la necesidad de contar con un periodo de transición para que se hagan efectivos los contratos de suministros con Irán.

La resolución de los países de la UE no estuvo exenta de discrepancias al existir dos posiciones enfrentadas. Por un lado se encontraban Reino Unido y Francia, partidarios de acelerar el veto al crudo iraní, y por otro, España, Italia y Grecia, tres de los estados más afectados por la medida debido a la dependencia del país asiático en materia energética. En concreto, para el caso español el 15% de las importaciones de crudo proceden de Irán.