CEOE considera los cambios "profundos y útiles", aunque exige que se clarifiquen aún más los despidos por causas económicas para evitar que la justicia los revoque

Los sindicatos sopesan protestas ya ante el recorte a su poder

Los sindicatos sopesaban el viernes la posibilidad de iniciar movilizaciones ante el fuerte recorte de poder que sufren con la reforma laboral a la hora de gestionar convenios y despidos. Los empresarios, sin embargo, la consideraron como "positiva" y aseguraron que con ella se evitará la salida de más trabajadores hacia el desempleo.

Los líderes empresariales y sindicales se sientan para firmar el último acuerdo de negociación colectiva, el 25 de enero pasado.
Los líderes empresariales y sindicales se sientan para firmar el último acuerdo de negociación colectiva, el 25 de enero pasado.

A falta por conocer la letra pequeña de la reforma laboral, las grandes líneas descritas por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, confirman que el Ejecutivo se ha decidido por recortar al máximo el poder de los sindicatos en la gestión de los convenios colectivos y de los despidos. Los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, ya advirtieron al Gobierno que sería conveniente que la reforma laboral no tocara ese ámbito, que correspondía, según su criterio, a empresarios y sindicatos. El Ejecutivo, sin embargo, ha hecho caso omiso y ha optado por una reforma que supone un golpe sin precedentes en la línea de flotación de los sindicatos al modificar algunos de los principios básicos de los convenios: elimina la autorización administrativa previa para la presentación de un ERE, da prioridad a los convenios de empresa frente a los de rango superior, promueve el descuelgue generalizado y limita la ultraactividad de los convenios a dos años.

"Facilitará que haya menos paro"

Los sindicatos prefirieron guardar silencio en las horas posteriores a la presentación de la reforma y anunciaron una comparecencia pública de ambos secretarios generales para el sábado a las 11 de la mañana, una vez que hayan examinado en detalle el texto que se publicará en el BOE. Sin embargo, fuentes cercanas a los sindicatos aseguraron ayer que ya estaban sopesando la posibilidad de convocar movilizaciones. El lunes tendrán una reunión con la ministra de Empleo, quien les transmitirá que tendrán la posibilidad de incluir cambios en la tramitación parlamentaria del proyecto de ley.

Los que sí expresaron su opinión respecto a la reforma laboral fueron empresarios, autónomos y expertos que, en general, la calificaron de acertada y profunda, aunque también coincidieron en su insuficiencia. "Es la primera reforma profunda en democracia y resultará útil para crear empleo", apuntó el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) y vicepresidente de CEOE, Arturo Fernández, en declaraciones a Europa Press.

En su opinión, la gran mayoría de empresarios no quiere pensar en la salida de trabajadores de sus puestos de trabajo, sino en facilitar su entrada en las empresas y el mercado de trabajo. "Esta reforma laboral facilitará que haya cada vez menos salidas de trabajadores", subrayó. El vicepresidente de CEOE calificó de "importantísimo y bastante acertado" el nuevo contrato de formación, que permitirá al trabajador compatibilizar un sueldo con el cobro del 25% de la prestación por desempleo. No obstante. señaló que "todavía persisten obstáculos para que sea un verdadero contrato de inserción laboral".

Fernández también valoró de forma positiva la eliminación de la autorización administrativa para los ERE y la mejor definición de las causas por despido. En este último punto, sin embargo, solicitó que la objetivación de las causas del despido debe tener efectividad en la práctica judicial para reducir el desproporcionado número de despidos improcedentes. "Es importantísimo clarificar las características para que las empresas puedan acogerse a despidos objetivos por causas económicas y pagar indemnizaciones de 20 días por año trabajado", señaló. Esta reclamación se basa en lo sucedido en el último ejercicio, en el que muchas empresas aprobaron despidos por causas económicas (con una indemnización de 20 días). Los trabajadores recurrieron la decisión ante la justicia y esta, una vez examinadas las cuentas, revocaba el despido y lo calificaba de improcedente, lo que obligaba a pagar 45 días.

Por su parte, la patronal catalana Fomento del Trabajo criticó el escaso avance en el descuelgue de los convenios y recuerda que las indemnizaciones por despido "todavía se mantienen muy por encima de la media europea".

La reforma laboral también contó con el aval mayoritario de las organizaciones de autónomos. ATA y Uatae destacaron la aprobación de la deducción fiscal de 3.000 euros para que las empresas de menos de 50 trabajadores puedan contratar a menores de 30 años, mientras que UPTA exigió que se les permita emplear esa deducción en el pago de sus cuotas a la Seguridad Social.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, calificó de "global y bien orientada la reforma" y valoró el hecho de que se haya aprobado a través de un real decreto-ley. "Eso provocará que se aplique con rapidez, lo que reactivará las contrataciones que muchos autónomos tenían paralizadas", resaltó.

Los expertos también valoraron de forma positiva los cambios presentados por el Ejecutivo, aunque lo consideraron incompleto. El profesor del IESE José Ramón Pin apuntó que la reforma aborda los puntos fundamentales de las relaciones laborales, como el despido o la negociación colectiva. "El impulso y las medidas que facilitan la contratación de jóvenes y parados de larga duración son razonables, aunque estas contrataciones no se realizarán por las subvenciones o las bonificaciones aprobadas, sino porque la economía crezca y haya confianza en la generación de puestos de trabajo e inversión productiva", afirmó. Respecto a la generalización del despido a 33 días, Pin aseguró que los cambios realizados son un paso importante, "aunque el Gobierno podría haber sido más valiente".

Los laboralistas ven en los nuevos incentivos una oportunidad para los jóvenes

La reforma tiene una acogida mayoritariamente favorable entre los expertos. Carlos Martínez, director general del grupo de formación IMF, cree que puede "dinamizar" la contratación porque se abarata el despido y se permite a los menores de 30 años percibir el 25% del seguro de paro y a la vez cobrar un salario. "Yo he querido contratar a alguna persona que renunció al puesto porque decía que para ganar 100 euros más prefería seguir cobrando el paro", añade Martínez. "Los trabajadores no salen perjudicados. Se ha llegado a un equilibrio entre lo que pide el mercado y la protección de derechos".

Christopher Dottie, director en España de la consultora Hays, aplaude la apuesta por la formación porque redundará en la productividad y por los incentivos a la contratación de emprendedores, aunque teme que se genere "una honda" de nuevos empleos que se vuelvan a destruir pasado un año si el proyecto empresarial decae. Este experto cree que mantener el coste del despido en 45 días para los contratos ya firmados desincentiva el cambio de empleo. Sobre la supresión de la autorización para los ERE, considera que puede facilitar la destrucción de empleo pero esta se compensará con los incentivos a la contratación.

Por su parte, María José Ramos, socia de laboral del despacho Garrigues, ve positivo que se detallen más cuáles pueden ser causas objetivas de despido, entre las que se incluyen las pérdidas de ingresos en la empresa tres trimestres seguidos. Esta decisión va a reducir la litigiosidad.

Además, le ha llamado la atención que se puedan alegar causas económicas para despedir también en el sector público. Sostiene que la reforma laboral está muy orientada a pymes y autónomos, a los que puede beneficiar en gran medida.

Reacciones políticas

Jesús Caldera. PSOE. "Un 'decretazo' que facilita el despido"

La reforma laboral anunciada ayer por el Gobierno equivale a "un decretazo que facilita el despido y que no generará empleo". Así lo defendió el viernes el portavoz del PSOE en la Comisión de Empleo, Jesús Caldera. Incluso apuntó que la nueva normativa laboral podría ser inconstitucional al rebajar la indemnización por despido de 45 a 33 días para los contratos indefinidos. "Si hay un derecho adquirido que se cambia sin razón objetiva es discutible. Creo que atenta contra el principio de igualdad", sostuvo. También criticó el nuevo contrato para emprendedores que permite que "cualquier trabajador pueda ser despedido al cabo de un año libremente".

Josep A. Duran i Lleida. CIU. "Es necesario un plan de choque contra el paro"

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, consideró que la reforma laboral no creará empleo a corto plazo, "pese a estar bien orientada y ser necesaria". Por ello apuntó que debería ir acompañada "de un plan de choque contra el paro". Entre los elementos de la reforma laboral que consideró más positivos figuran la posibilidad de que las ETT (empresas de trabajo temporal) puedan actuar "como servicio de colocación" o que una empresa pueda "descolgarse" de un convenio sectorial "cuando existen determinadas condiciones". Duran i Lleida confirmó que presentará enmiendas en la tramitación del proyecto de ley.

Cayo Lara. IU. "Al ataque hay que responder en la calle"

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, tildó de "necesario" que haya una serie de movilizaciones en la calle durante la tramitación parlamentaria de la reforma laboral con el fin de "parar este nuevo entuerto" contra los derechos de los trabajadores. "Hacemos un llamamiento a la movilización. Al ataque a los derechos laborales hay que responder en la calle", añadió. A su juicio, los cambios que se puedan introducir en el trámite parlamentario no mejorarán sustancialmente la reforma. "Resulta esencial conquistar con la movilización en la calle la marcha atrás que debe dar el Gobierno en sus intenciones laborales", recalcó.

Josu Erkoreka. PNV. "Supone una recentralización de los convenios"

El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, apuntó que una de las mayores reservas de su formación ante la reforma laboral se centra en la reforma de los convenios colectivos. "Supone una recentralización en toda regla de la negociación colectiva", aseguró. En este aspecto demandó el reconocimiento de un espacio vasco de negociación colectiva que, en caso de concurrencia, haga prevalecer los convenio negociados en Euskadi sobre los de ámbito estatal.

Erkoreka consideró la reforma como necesaria, aunque advirtió "que no va a ser la panacea, porque el desempleo tiene muchas otras causas además de la legislación laboral".

Rosa Díez. UPYD. "Facilita despidos procedentes a 20 días"

La portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, fue muy crítica con los cambios aprobados el viernes "porque no ponen fin a la dualidad entre fijos e indefinidos y porque facilita el despido procedente con una indemnización de 20 días en cuanto la empresa registre una caída de los ingresos durante nueve meses consecutivos". En declaraciones a Europa Press, Díez también criticó que el proyecto del Ejecutivo contemple bonificaciones "como siempre" para grupos específicos (mujeres, jóvenes y parados de larga duración) y que además cree una nueva modalidad de contrato, como el de apoyo a los emprendedores.