El Gobierno ultima una orden ministerial en la que detallará los afectados

El recorte salarial a la cúpula de las cajas fuerza una revisión a la baja en cascada

La decisión del Gobierno de recortar los sueldos de las cúpulas de las cajas con ayudas entre un 75% y un 80% obligará a las entidades a revisar a la baja los salarios de toda su directiva, no solo de los miembros del comité de dirección. El motivo es que algunos de estos ejecutivos rebasan los límites y, en otros casos, que tras la reforma su sueldo se igualaría al de los presidentes o directores generales.

El Gobierno prepara actualmente la orden ministerial que detallará las fórmulas para aplicar la rebaja en los sueldos de las cúpulas de las cajas de ahorros que han recibido ayudas públicas y definirá a qué directivos de las entidades afecta al final esta medida (en el real decreto aprobado el pasado viernes se refiere a directores generales y alta dirección, pero no se especifica más). Fuentes oficiales del Ministerio de Economía afirmaron ayer que "el desarrollo de la orden ministerial está en marcha y se pretende precisar más el término directivo".

Pero al margen de estos últimos flecos, en el sector financiero se asume que los recortes no afectarán solamente a los ejecutivos de primera línea. "Algunos directores de área de Bankia tienen sueldos que rondan los 400.000 o 500.000 euros anuales", señala una fuente próxima a la entidad. En el caso de Bankia el tope impuesto por la nueva normativa es de 600.000 euros, por lo que su presidente Rodrigo Rato tendrá que bajarse el sueldo un 75%. Su consejero delegado, Francisco Verdú, verá rebajados sus ingresos anuales como mínimo de 2,26 millones de euros a 600.000 euros.

Además, hay directores generales, como Ildefonso Sánchez Barcoj, que cobran 1,28 millones y, según los datos publicados por la entidad a finales del pasado diciembre, algunos directores generales adjuntos perciben sueldos que superan los 500.000 euros. "Las entidades afectadas lo van a tener complicado. No tendría sentido que un presidente perciba 600.000 euros y la diferencia de sueldo con ejecutivos de dos, tres o incluso cuatro escalones inferiores sea mínima", señalan en el sector financiero.

En Catalunya Caixa, entidad en la que el FROB cuenta con el 93% y por tanto tendrá que poner el tope en las retribuciones en 300.000 euros anuales, además de su presidente y consejero delegado, Adolf Todó y Jaume Masana, con ingresos de 1,55 millones y 866.000 euros, respectivamente, el hachazo también afecta a otros consejeros y miembros del comité de alta dirección. Dos de ellos rebasan el límite y otros cuatro perciben entre 250.000 y 300.000 euros, cantidades que serán los próximos sueldos de la cúpula de la entidad.

Novagalicia, donde su presidente y consejero delegado, José María Castellano y César González Bueno, tendrán que reducir su sueldo en dos tercios, hasta 300.000 euros, también se verá afectada, ya que hay directivos, como José Venegas, que cobran cerca de 500.000 euros. Otros seis reciben cada año entre 250.000 y 350.000 euros.

De momento, NCG Banco ha presentado una propuesta a los sindicatos para recortar el sueldo de toda su plantilla entre el 4% y el 20%. La medida, de ser aceptada por los sindicatos, se aplicaría por tramos, partiendo de unos ingresos mínimos de 25.000 euros al año.

Fuentes oficiales de Unnim afirman que los nueve miembros de su comité de dirección no se verán afectados ya que su remuneración media se sitúa en torno a los 200.000 euros. El único será el presidente del Unnim Banco, Jordi Mestre, que tendrá que bajarse el sueldo de 870.000 a 300.000 euros.

Retribuciones en Mapfre

Mapfre hizo públicas ayer las retribuciones individualizadas de los integrantes de su consejo de administración. Es la primera vez que lo hace y se adelanta en un año a las exigencias europeas. José Manuel Martínez, presidente saliente de la aseguradora, percibió el pasado ejercicio una retribución total de 1,34 millones de euros. De esta cantidad, 589.000 euros correspondieron a la paga fija, otros 696.000 a distintos conceptos de paga variable y 54.180 euros están ligados a su pertenencia al consejo de administración.

Las cifras

75% es la rebaja mínima que tendrán que aplicarse los presidentes y directores generales de las cajas de ahorros que hayan recibido ayudas públicas tras la reforma.

500.000 euros es el sueldo que superan algunos directores generales e incluso directores de área de algunas entidades afectadas.