El BCE observa señales de estabilización en el sistema financiero

Draghi: "Donde hay una mayor contracción del crédito es en España"

El Banco Central Europeo estima que tanto las medidas excepcionales tomadas por el emisor en los últimos meses (liquidez ilimitada para los bancos de la zona euro), como la nueva regulación que ultima la UE, están surtiendo efecto. Pero reconoce que la contracción del crédito sigue siendo un problema, y apunta a España como la más afectada.

Tras mantener los tipos de interés en el 1%, el presidente del BCE, Mario Draghi, ha pronosticado en la rueda de prensa posterior a la reunión mensual de la entidad una "estabilización del sistema financiero" en los próximos meses. El emisor comunitario sacó a principios de diciembre la artillería pesada y anunció una extensión de los plazos para los préstamos de liquidez ilimitada a la banca. Dos subastas con vencimiento en 36 meses, algo nunca visto antes. Los bancos de la zona euro solicitaron 489.000 millones de euros en la primera, celebrada en diciembre.

Draghi reconoce que los canales de crédito continúan bloqueados, por eso anuncia que continuarán las medidas de estímulo. El presidente del BCE ha señalado que los tres sectores más afectados son el mercantil, el inmobiliario y el consumo. La atonía en el mercado de crédito afecta a la confianza de los inversores en el resto de mercados (deuda pública, por ejemplo) y Draghi ha apuntado directamente a España como el ejemplo más evidente.

La próxima macro subasta se celebrará el 29 de febrero. Otra de las medidas excepcionales adoptadas por el BCE en los últimos mese fue ampliar el abanico de los activos que admite como garantía para prestar la liquidez. Ahora también admitie bonos de titulización con una nota de A (hasta ahora los aceptaba, pero tenían que tener triple A) y, la gran novedad, créditos hipotecarios y a pequeñas y medianas empresas. Preguntado con insistencia acerca de los costes de esta medida, Draghi ha respondido que seguirá aceptando colaterales "excepcionales", y que la decisión no fue adoptada por unanimidad en el consejo de Gobierno del BCE, pero sí por una "amplia mayoría".

Confía, en todo caso, en que las exigencias de recapitalización que establece la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y en el nuevo tratado que 26 de los miembros de la Unión Europea esbozaron a finales de diciembre logren reactivar el crédito. El acuerdo alcanzado el pasado 9 de diciembre impide a los socios comunitarios traspasar el umbral del 0,5% de déficit estructural y establece sanciones automáticas para aquellos Estados que superen la barrera del 3%. El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro en el cuarto trimestre de 2011 probablemente será "muy débil", ha augurado el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, quien, sin embargo, aprecia signos incipientes de estabilización de la actividad, aunque a niveles todavía bajos.

En respuesta a qué entidades serán las más beneficiados por los prestamos del emisor, Draghi ha afirmado que "los bancos medianos y pequeños no vienen a nuestra subasta, pero sí aprovechan las medidas a través de la mejora del mercado interbancario"

Crecimiento "muy débil" del PIB de la eurozona en el cuarto trimestre

"El PIB real de la eurozona en el cuarto trimestre probablemente será muy débil. Existen signos de estabilidad de la actividad pero a un nivel muy bajo nivel y la recuperación esperada en el curso de 2012 será muy gradual", ha señalado el banquero italiano.

Respecto a la inflación, Draghi ha reiterado que los precios se mantendrán durante meses ligeramente por encima del objetivo del 2%, para situarse por debajo de este umbral a finales de año.

El BCE no asumirá quitas en la deuda griega

Mario Draghi ha confirmado que Lucas Papademos se ha puesto en contacto con él para transmitirle la noticia de que los principales partidos han firmado el pacto que impedirá la quiebra de Grecia. El banquero italiano ha insistido en que la entidad, como tenedora de títulos soberanos griegos, no asumirá quitas. Tampoco ha dejado claro si mantendrá los bonos hasta el vencimiento (lo que le reportaría beneficios en caso de que Grecia pagara) y se ha remitido a la reunión esta noche del Eurogrupo.

Tanta indefinición ha provocado que se propaguen rumores en torno a posibles formulas alternativas que el emisor comunitario podría utilizar para aliviar la presión sobre la Tesorería helena. La posibilidad de que transfiera todo el papel soberano griego al Fondo de Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) gana enteros, según Financial Times.

El escollo principal sería una interpretación rigorista del tratado que rige en funcionamiento del BCE y que prohíbe que la entidad financie directamente a los Estados. Preguntado al respecto, Draghi ha respondido: "El FEEF es como los Estados y dar dinero a los Estados es una financiación prohibida por el tratado. Asumir quitas también se considera una financiación encubierta". Pero ya al final de la rueda de prensa, en su última intervención y sin que mediara pregunta alguna, Mario Draghi ha puntualizado: "Si el BCE reparte beneficios entre sus socios... eso no está vetado".