La prima de riesgo escala hasta 324 puntos y el selectivo sube un 0,03%

El riesgo-país vuelve a la carga, pero el Ibex aguanta

La deuda se ha recalentado ante la colocación de bonos españoles convocada por el Tesoro esta mañana. La prima de riesgo se ha disparado a 324 puntos desde los 300 de ayer. Pero el Ibex ha soportado la presión, cerrando en los 8.849,3 puntos, tras subir un casi inapreciable 0,03%, hasta los 8.849,30 puntos.

Ilustración de Bolsa
Ilustración de Bolsa

El acuerdo griego vuelve a ser la cuestión fundamental para las Bolsas. Todavía no está firmado con los acreedores, pero el mercado parece dar por hecho que a corto plazo se llegará a un acuerdo. Si finalmente se alcanza, las Bolsas soltarían un importante lastre y retomarían la senda alcista, señalan desde Link Securities.

Con Wall Street cayendo ligeramente durante los últimos compases de la sesión, las Bolsas del Viejo Continente han concluido con oscilaciones muy leves, solo Milán se ha desmarcado de la desidia generalizada con una subida del 1,48%. París ha caído un mínimo 0,02%; Londres, un 0,27%; y Fráncfort, un 0,11%. El Ibex, que ha llegado a acercarse a los 9.000 puntos, ha terminado con una casi inapreciable subida del 0,03%, hasta acabar en los 8.849,30 puntos. Se han movido 2.481 millones de euros en la Bolsa española, por debajo de la media de enero de 3.181,5 millones de euros.

La sesión ha estado marcada por la evolución del mercado de deuda, revolucionado por la colocación por sorpresa de obligaciones a 10 años por parte del Tesoro española. Los títulos se han ofrecido con unarentabilidad ligeramente superior a la que inicialmente se pagaba en mercado secundario, lo que ha tenido un efecto inmediato en lo que paga la deuda actualemente en circulación.

IBEX 35 6.474,40 -2,66%

Así, el rendimiento del bono a 10 años se sitúa en el 5,2%, lo que dispara la prima de riesgo hasta los 323 puntos básicos desde los 300 de última hora de ayer. El riesgo-país italiano, sin embargo, se ha enfriado ligeramente, hasta los 358 puntos desde los 363.

Con el asunto heleno como telón de fondo, los inversores buscan puntos hacia los que dirigir su mirada y la reunión mensual del BCE puede ser una buena alternativa. Aunque los analistas prevén que no vaya a haber una nueva rebaja del precio del dinero, Europa permanecerá atenta a las medidas que comunique Mario Draghi para estimular la economía de una eurozona dañada por la crisis de deuda.

El euro también parece un final medianamente satisfactoria sobre el enésimo rescate griego, puesto que se ha mantenido en los 1,326 dólares, nivel al que se cambiaba a última hora de ayer.