Restará 1.360 millones a los resultados de 2012

El saneamiento de balance tendrá un impacto en BBVA de 4.000 millones de euros

El BBVA anunció hoy a la CNMV que las nuevas exigencias de saneamiento del Gobierno tendrán un impacto global de 4.000 millones de euros adicionales, si bien el impacto sobre la cuenta de resultados se limitará a 1.360 millones, que encajará por completo en 2012. La entidad asegura que esta obligación no altera sus compromisos con la ABE ni variará su política de dividendo.

La factura de los 50.000 millones de euros de saneamiento del balance que exige el Gobierno a la banca se traduce para BBVA en un impacto total de 4.000 millones de euros: 2.200 millones corresponden a provisiones adicionales, 600 millones a la provisión genérica del 7% para el crédito a promotores sano y otros 1.200 millones de euros al coste de capital con el que también se financia el esfuerzo.

La entidad ha explicado a la CNMV que podrá absorber todo este esfuerzo en 2012, aunque con un coste para su cuenta de resultados de 1.360 millones de euros. Una cuantía que los responsables de la entidad han asegurado a la prensa que podrán ser absorbidos a lo largo del año sin recurrir a la venta de activos, ni el recorte de dividendos.

La entidad que preside Francisco González dispone de activos valorados en 6.800 millones en suelo; 2.800 millones en viviendas en construcción; 10.100 en vivienda terminada; y otros 1.500 en otro tipo de activos y con garantía personal. En total, 21.200 millones de euros.

BBVA afirma que el cumplimiento de las nuevas exigencias tampoco será obstáculo para cumplir con los requisitos de capital de la Autoridad Bancaria Europea (ABE), que deberán estar completados en junio de este año. La entidad destaca además su menor exposición al riesgo inmobiliario frente al conjunto del sistema. Así, su esfuerzo en saneamientos equivale al 8% del total exigido al sistema, frente a una cuota de mercado del 12%, ha explicado ante la CNMV.

En la presentación para inversores realizada esta mañana por la entidad, BBVA ha asegurado que no cuenta, como se venía especulando, con la posibilidad de que la Autoridad Bancaria Europea (ABE) termine eliminando el factor riesgo de la cartera de deuda soberana para aligerar así los requerimientos de capital exgidios para junio de este año. Desde la entidad consideran, sin embargo, que sería lógico que si las primas de riesgo de los países europeos siguen relajándose, la ABE termine eliminando o reduciendo los requerimientos ligados a la deuda soberana.