Reforma financiera

Moody's se muestra "escéptico" ante posibles nuevas fusiones en el sector bancario sin más ayudas públicas

Moody's considera positivo el plan de reestructuración del sector financiero español aprobado el pasado viernes porque arrojará más luz sobre la situación de las entidades y ayudará a restablecer la confianza del mercado. La agencia de calificación se muestra, no obstante, "escéptica" sobre la posibilidad de que se produzcan fusiones de entidades en el sector por la falta de ayudas públicas "más generosas".

"Consideramos positivo para la calificación crediticia el plan del Gobierno, ya que obligará a limpiar las pérdidas enterradas en los balances de los bancos y mejorará la transparencia de la salud financiera real de los mismos, ayudando a recuperar la muy necesitada confianza del mercado", asegura la agencia en su informe semanal.

Moody's recuerda que el plan, que anima a las fusiones, tiene el objetivo de elevar el colchón de provisiones de las entidades para adecuar el valor contable de los activos relacionados con bienes inmuebles de los bancos a su verdadero valor de mercado. "Creemos que el objetivo principal del Gobierno español -explica el informe- es reconstruir la confianza del mercado en los bancos, lo que les facilitaría el acceso a la financiación".

A no ser que haya un flujo más generoso de fondos públicos en forma de inyecciones de capital o esquemas de protección de activos, la agencia se muestra "escéptica" en cuanto a las fusiones de bancos fuertes con débiles, como pretende el Gobierno para evitar que la reestructuración le cueste dinero al contribuyente español.

La agencia explica que el proyecto de reestructuración bancario anima a la consolidación del sector a través de fusiones, aunque también destaca que la intención del Gobierno es evitar que los contribuyentes tengan "pagar la factura" de este nuevo plan.

En cuanto a los acuerdos fiscales alcanzados a finales de enero por los líderes europeos, Moody's recuerda que aún no se han resuelto aspectos clave como los recursos de los que dispondrán los países de la zona del euro para manejar la crisis o sobre las perspectivas para los cambios en el marco económico y fiscal.