Fedea estima que ninguna autonomía cumplió el objetivo fiscal en 2011

Todas las regiones serían ahora sancionadas por déficit excesivo

Fedea estima que ninguna autonomía cumplió el objetivo fiscal en 2011.

Si el anteproyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria, que incluye la posibilidad de que Hacienda multe a las comunidades que se apartan del objetivo de estabilidad, se hubiera aprobado y aplicado hace un año, todas las regiones sin excepción correrían el riesgo de ser sancionadas. Fedea prevé que ninguna comunidad autónoma cumplió en 2011 el objetivo de cerrar el año con un déficit del 1,3%. Incluso Madrid, la región más saneada, sobrepasó según esas estimaciones el umbral fijado por el anterior Gobierno.

La normativa que el Ejecutivo de Mariano Rajoy confía en aprobar en breve habilita al Ministerio de Hacienda para que, en cualquier momento que observe que una comunidad se aparta de la senda fiscal, pueda lanzar una advertencia que, en últimas instancia, acarreará una sanción.

A lo largo del pasado ejercicio, los datos que periódicamente presentaban las comunidades dejaban claro que la mayoría incumpliría el déficit. Por ejemplo, la ejecución hasta el primer semestre reflejaba que las comunidades gastaban más que el año anterior e ingresaban menos precisamente en un ejercicio en que debían recortar sus números rojos en 15.000 millones de euros. Las medidas que se incluirán en la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria permitirán que, ante una situación como esta, Hacienda formule advertencias a las comunidades, que tendrán un mes para adoptar políticas de ajuste para revertir la situación. En el caso de que no lo hagan o que las medidas sean insuficientes, el Gobierno central podrá sancionar a los Ejecutivos autonómicos.

Con esta legislación, todas las comunidades hubieran recibido al menos una advertencia a lo largo del ejercicio anterior. Y, a la vista de los datos de cierre de 2011, también se hubiera abierto el procedimiento de sanciones. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya advirtió que el déficit autonómico en 2011 sobrepasó en unos 15.000 millones de euros el objetivo de estabilidad que, para 2011 y también para 2012, se fija en 1,3%.

Ello significa que, para este año, las comunidades deberán recortar sus números rojos en 15.000 millones de euros, una tarea titánica y, para muchos analistas, inasumible. Para evitar lo sucedido el año pasado, la nueva Ley de Estabilidad reforzará el control del Gobierno central sobre los cuentas autonómicas. A partir de este año, las comunidades informarán mes a mes, en lugar de hacerlo trimestralmente, sobre su estado de ingresos y gastos. Ello permitirá calibrar con mayor precisión los riesgos de desviación del objetivo de déficit. Por otra parte, el primero de abril, Hacienda elaborará un primer informe sobre el grado de adecuación de los presupuestos autonómicos en curso con el objetivo de estabilidad.

Recortes en los anticipos a cuenta

En octubre, el Gobierno central también estudiará el cumplimiento del objetivo de déficit en términos de contabilidad nacional del ejercicio anterior. En la medida que ninguna comunidad, con la posible salvedad de Madrid, cumplió el objetivo de déficit en 2011, deberán entregar al Ministerio de Hacienda un plan financiero. Si el Gobierno estima que resulta insuficiente, tendrá capacidad para sancionar a las comunidades. Entre otras medidas, podrá retener un parte de las entregas a cuenta que cada mes transfiere a las comunidades autónomas en función de los ingresos tributarios previstos. En cualquier caso, Hacienda indica que aplicará esta medida tras agotar todas las posibilidades. Además, cuenta con un largo periodo transitorio hasta 2020.

Montoro insta a Griñán a sanear las cuentas

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, instó ayer a la Junta de Andalucía a trabajar menos en las reivindicaciones y más en la corrección del déficit público. Tras reunirse más de dos horas con el consejero autonómicos de Hacienda, Carlos Martínez Aguayo, y de Economía, Antonio Ávila, señaló que no hay motivos para la complacencia y advirtió al Gobierno de José Antonio Griñán que deberán aportar un plan de viabilidad en caso de que Andalucía se haya desviado del objetivo de déficit.

La reunión mantenida ayer por Montoro con los responsables económicos de Andalucía estuvo marcada por la cercanía de las elecciones en esa comunidad autónoma. Las encuestas señalan que el PP puede acceder por primera vez desde el restablecimiento de la democracia el poder en Andalucía.

Griñán, que es el candidato socialista, reclamó que el Gobierno central abone la "deuda histórica" que mantiene con Andalucía. Además, recordó que su territorio presenta una deuda pública inferior a la media en contraste con regiones gobernadas por el PP como la Comunidad Valenciana.