El selectivo pierde un 0,09%

Wall Street empuja al Ibex a números rojos

El Ibex, que comenzó la sesión aupado por los resultados de la enésima cumbre clave para la UE, terminó al final en números rojos, con un retroceso del 0,09%, empujado por la mala apertura de Wall Street. El cierre se situó en 8.509,2 puntos.

Los malos datos de actividad publicados en EE UU han terminado de enfriar a los mercados bursátiles. El Ibex, que llegó a subir un 0,7% a media sesión, concluyó con una caída del 0,09%. Se salva, eso sí, la cota de los 8.500 puntos; el cierre se situó en 8.509,2 puntos.

El protagonismo del día lo copó Repsol, que abrió con un descenso del 3,7% ante los rumores de una nacionalización de YPF por parte del Gobierno argentino. La acción se recuperó, pero volvió a caer ante la falta de soporte de Wall Street. La petrolera terminó cediendo un 2,37%.

Por la mañana, el mercado digirió los acuerdos alcanzados en Bruselas el lunes. La eurozona cerró el pacto para reforzar la disciplina fiscal, que se firmará en marzo, pero sin el apoyo de República Checa y Reino Unido. Se forzará a los países firmantes, los 25 Estados miembros restantes de la UE, a incluir en sus legislaciones o constituciones la llamada regla de oro, que obliga a mantener el déficit estructural anual por debajo del 0,5% del PIB, bajo pena de sanciones.

IBEX 35 9.059,20 0,86%

Asimismo, se respaldaron las medidas llevadas a cabo en España e Italia para reducir el déficit público, lo que reforzará la estabilidad financiera de ambos países y en la zona euro. De hecho, la cotización hoy de sus títulos de deuda en el mercado secundario marca una bajada, tras repuntar ayer afectada por la situación de Grecia y por un posible nuevo rescate a Portugal. Los diferenciales con el bund alemán quedan en 318 en el caso español, y 417 en el italiano.

El euro, que empezó la sesión al alza, se tiñó de rojo en el tramo final de la jornada en Europa, con una caída del 0,6%, que dejó el tipo de cambio en 1,307 dólares por euro..

Santander, que ha publicado hoy una caída del beneficio del 35%, aguantó inicialmente, pero terminó cediendo un 0,57%. La entidad cerró el ejercició pasado con un beneficio neto de 5.351 millones de euros en 2011, un 35% menos que los 8.181 millones ganados en 2010 debido a las fuertes dotaciones a provisiones y saneamientos realizados, que sumaron 3.183 millones de euros.

El resto del Continente aguantó en positivo, aunque con unas ganancias muy modestas.