COLUMNA

Facebook saca los colores al mercado

La inminente venta de acciones de Facebook amenaza con avergonzar a los mercados. Los inversores claman por un pedazo de la red social. Pero a diferencia de la OPV de Google de 2004, todo el mundo que es alguien ya ha sacado provecho de la sala de proyectos de Mark Zuckerberg. En una valoración de 100.000 millones de dólares es difícil imaginar lo que podría quedar.

La lista de los que obtuvieron acceso a Facebook es amplia. No solo la élite de Silicon Valley. La lista se extiende a los multimillonarios mundiales y, por supuesto, a Goldman Sachs, e incluso Microsoft. Eso sugiere que los empresarios innovadores pueden acceder al capital de diversidad de fuentes. Pero cuando la cuestión de la igualdad de oportunidades en el capitalismo se está poniendo en duda como nunca, Facebook muestra de forma clara que los ricos se hacen más ricos.

Los inversores también han asumido riesgos. En la marca de los 15.000 millones de dólares estaban Microsoft y el multimillonario de Hong Kong Li Ka-shing. Poco después, el ruso sabihondo de internet Yuri Milner ofreció hábilmente comprar acciones a los empleados de Facebook. Bono, de Elevation Partners, se abalanzó con un acuerdo que podría recaudar otro fondo. Más tarde llegaron Goldman, comprando casi 2.000 millones de dólares de acciones de Facebook para clientes de banca privada y para sí mismo en una valoración de 50.000 millones. Las acciones del staff de Facebook estaban disponibles en SecondMarket, pero solo para inversores con experiencia en firmas privadas.

Preocupa que después de que la aristocracia de la inversión se ha dado un festín de Facebook, hay poco espacio para la plebe. La vida útil de Google como empresa privada fue más corta antes de debutar a 85 dólares por acción. Ahora están en 580 dólares, una valoración de casi 200.000 millones. Para que Facebook igualara ese rendimiento sería necesario llegar a ser la primera compañía de 700.000 millones de dólares del mundo.