La aerolínea suspende todos sus vuelos desde las 2.00 horas del sábado

La Generalitat catalana niega fondos a Spanair y provoca su cierre

Spanair ha dejado de volar. Según comunicó la aerolínea en una nota, su último vuelo aterrizaría a las 22.00 horas del viernes. La Generalitat de Cataluña dejó caer a la aerolínea Spanair, tercera más importante de España, después de que Qatar Airways confirmara que no entrará como socio industrial. Sus competidores han lanzado un plan de choque para ocupar su cuota de mercado.

El consejo de administración de Spanair, de acuerdo con Aviación Civil, acordó el viernes la suspensión de los vuelos de la tercera aerolínea española, aunque no lo comunicó públicamente hasta las 21.30 de la noche del viernes. La crisis definitiva de esta empresa, con 30 años de historia, se produce después de que la Generalitat catalana decidiese no inyectar un euro más en el proyecto empresarial que hace dos años se empeñó en crear una compañía aérea catalana con base en el aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Las pérdidas, motivo que alegó la empresa, y la caída de los tráficos se sumaron a la negativa de Qatar Airways a convertirse en su socio industrial. La compañía tiene una flota de 29 aviones y una plantilla de 2.000 personas.

Durante los últimos meses, aerolíneas de bajos costes que operan en el aeropuerto de Barcelona han mirado de reojo la complicada evolución de Spanair. Ninguna creía en la viabilidad del sueño de Spanair de convertirse en una compañía de red capaz de alimentar un abanico importante de vuelos intercontinentales desde El Prat. El escepticismo no se redujo ni siquiera cuando la empresa que preside Ferran Soriano anunció que Qatar Airways, la aerolínea del pequeño emirato del Golfo, tenía previsto entrar en la aerolínea.

La sentencia expresada por el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, la semana pasada cuando afirmó que "Spanair no tiene futuro y todo el mundo lo sabe" refleja fielmente una convicción íntima extendida en todo el sector. El convencimiento entre sus competidores de la inviabilidad a largo plazo de Spanair se ha combinado con un creciente enfado contra la compañía vinculada a la Generalitat catalana por la agresiva política de bajada de precios que ha aplicado durante los últimos meses.

Las rutas en las que centra su actividad Spanair, con base en Barcelona y destinos entre aeropuertos españoles y europeos, son precisamente aquellas que están más deprimidas en un contexto de grave retracción del mercado de viajes en y desde España.

Directivos de Vueling y de Easyjet han venido denunciando en público y en privado que la empresa de Ferran Soriano practicaba una arriesgada política de bajada de precios que solo se podría justificar por "su necesidad de hacer caja".

Guerra de precios

Por efecto de esta estrategia, tanto las low cost citadas como Ryanair, Iberia e incluso el servicio del AVE se han visto forzadas a replicar unas tarifas que "de ningún modo cubren los costes de la operación", declaran.

Conscientes de la situación límite en la que se encontraba Spanair, sus principales competidores en vuelos de bajos costes habían elaborado planes de choque para ser activados en el supuesto en el que los peores augurios sobre la aerolínea catalana llegaran a confirmarse.

La confirmación el viernes por la mañana de que Qatar Airways había abandonado su intención de adquirir el 49% de las acciones de Spanair, que le hubiese aportado una inyección de capital de 150 millones, provocó la reacción de la Generalitat con el anuncio de que dejaba de aportar más fondos a la compañía. Y lanzó la señal para activar los planes de choque de sus competidores.

El cese de actividad no ha hecho más que confirmar la agonía de la empresa. Según fuentes vinculadas a varias de las low cost citadas, los planes de choque prevén incorporar nuevos aviones y tripulaciones en un tiempo récord, lo que les permitirá ocupar el espacio que pudiera quedar vacante.

Información: 900 13 14 15

La compañía habilitó ayer un número de teléfono (900 13 14 15) para informar a aquellos viajeros afectados por la suspensión de los vuelos programados. Igualmente, la nota de la compañía dice que tendrán cumplida información en la página web de la aerolínea www.spanair.com

Fomento pide que cumpla con los viajeros

El Ministerio de Fomento que dirige Ana Pastor dio el viernes por hecho el cese de las operaciones de Spanair y planteó a la aerolínea con sede en Barcelona que debe cumplir con sus obligaciones con los pasajeros, tal como establece la legislación. Igualmente, requirió a la aerolínea por escrito para que comunique de forma inmediata sus planes concretos de actuación. La Generalitat creó el viernes dos grupos de coordinación para afrontar los diversos aspectos de la crisis de Spanair.

Por su parte, el ministro de Industria, José Manuel Soria, lamentó "muy profundamente" el posible cierre de Spanair cesando toda actividad y ha pedido una "muy seria reflexión" sobre las políticas públicas de subvenciones y apoyo a qué tipo de aerolíneas. "Lamento muy profundamente que una compañía de tantos años y que tan buen servicio ha dado haya hecho ese anuncio. Hay que iniciar una muy seria reflexión sobre las políticas que hay que hacer para apoyar a las aerolíneas que tengan tripulaciones y bases estables, y que vengan a Canarias al margen de cualquier circunstancia", aseveró, con un mensaje velado contra las bonificaciones a las tasas en las islas solo a las aerolíneas que aumenten pasajeros o rutas.

En este sentido, Soria criticó las políticas aéreas "cortoplacistas", que se deben cortar para que aerolíneas tradicionales "no se vean desplazadas" e incidió en que la situación de Spanair es una "mala noticia" para España y para Canarias.