La Bolsa sube un 1,85% hasta los 8.713,80

El Ibex se apoya en Grecia y enjuga las pérdidas de enero

La decisión tomada anoche por la Fed de mantener los tipos de interés en torno al 0% hasta 2014 unida al optimismo sobre un inminente pacto entre Grecia y sus acreedores, ha permitido al Ibex escalar un 1,85% hasta situarse en los 8.713,80 puntos, su mejor cota desde inicios de enero.

Moneda de un euro
Moneda de un euro

Los vientos de esperanza que emanaban hoy desde Grecia, que podría estar a punto de llegar a un pacto con sus acreedores sobre la quita de su deuda soberana, han devuelto la alegría a los mercados. Si los inversores del Viejo Continente se han levantado optimistas tras los anuncios realizados anoche por la Reserva Federal de EE UU, la perspectiva de cerrar el capítulo de la temible quiebra helena, ha desatado algunos episodios de euforia, principalmente en la banca de los países intervenidos. Una corriente que ha terminado transmitiéndose al resto de plazas, como Madrid, donde el Ibex ha marcado subidas del 2% para cerrar la sesión en los 8.713,80 puntos. Un alza del 1,85% que supone su mejor comportamiento en una semana y la mayor cota desde comienzos del año.

Mientras, en el mercado de deuda, la prima de riesgo española se ha situado en torno a los 336 puntos básicos. La italiana, por su parte, ha caído a 411 puntos, tras la subasta de deuda pública en la que Roma ha colocado 5.000 millones de euros, el máximo previsto y a un menor coste. El bono transalpino a 10 años está a punto de bajar del 6% de interés, por primera vez desde diciembre. La rebaja de la presión soberana la ha potenciado, sin embargo, el rumor de que la banca ha ofecido a Grecia un 3,75% de cupón, frente al 4% que proponían antes y el 3,5% del que hablaba Atenas.

La perspectiva de un pacto inminente ha llevado a los principales bancos helenos a marcar fuertes subidas (un 18,14% sube el National Bank of Greece). La situación ha animado además a las entidades irlandesas (Bank of Ireland sube el 2,65%) e italianas (Banca Popolare di Milano gana el 5,11%), y al sector cotizado europeo, en general. El que peor lo lleva es Portugal que, pese a la mejora generalizada en los mercados, sigue contemplando como sube el interés asociado a sus bonos, situado ya en el 14,83%.

IBEX 35 8.400,40 0,24%

El parqué español ya se había despertado sobresaltado.La suspensión de la cotización de Banca Cívica, por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, elevaba el nivel de alerta en el panorama de fusiones bancarias que está a punto de abrirse. Minutos después, tras revelarse que el supervisor recolectaba datos pero que no hay ninguna operación corporativa en marcha, las acciones de la entidad han comenzado un rally que ha culminado con una subida del 0,89%.

Las novedades, ya inequívocas, del sector financiero las ha traído Banco Sabadell, cuyos resultados reflejan que ha ganado un 39% menos en 2011, con un beneficio de 231,9 millones, al verse obligado a provisionar un total de 1.049 millones. Los títulos de la firma han subido un 0,10%.

La sesión, en general, ya prometía antes de iniciarse. La Fed revelaba anoche, al cierre del mercado, que dejará intactos los tipos, al menos, hasta 2014. Al calor de esta promesa, el Ftse británico se ha apuntado un 1,23% más, el Dax alemán, un 1,82%, y el Cac francés, un 1,51%. Peor le ha sentado al japonés Nikkei, que cerró con una caída del 0,39%, viendo peligrar sus exportaciones. Tampoco ha complacido a la cotización de la divisa estadounidense, que cotiza en estos momentos en su punto más bajo de las últimas cinco semanas frente al euro (1,31 dólares por euro). El oro, por su parte, toca máximos desde diciembre.

Las Bolsas de Nueva York, por su parte, han respondido bien al arranque de la sesión. El índice Dow Jones de Industriales ha subido el 0,36 % (45,93 puntos) hasta 12.802,89 unidades minutos después de comenzar las contrataciones, el selectivo S&P 500 ganaba el 0,29 % y el índice compuesto del mercado Nasdaq ascendía el 0,36 %.

Por otra parte, los mercados no han sufrido graves alteraciones por el encuentro entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este mediodía con la canciller alemana, Angela Merkel. El presidente de España ha asegurado que no ha planteado a la canciller la posibilidad de flexibilizar el calendario para aplicar el compromiso de austeridad fiscal, y que el Gobierno se propone seguir el guión establecido aunque eso suponga pasar "un año muy difícil".