El organismo monetario alerta de que el paro se mantendrá elevado y descarta riesgos inflacionistas

La Fed advierte: los tipos seguirán al 0% hasta 2014

La Reserva Federal de Estados Unidos ve crudo el futuro. Retrasa las expectativas de subidas de tipos hasta finales de 2014 cuando antes las preveía para 2013 y advierte de que el paro se mantendrá alto. No detecta riesgos inflacionistas.

El FMI pinta un panorama bastante negro para la economía mundial pero la Reserva Federal de Estados Unidos también prefiere ser muy cauta. La Fed ha publicado hoy un comunicado en el que revela que no tocará los tipos de interés, actualmente entre el 0% y el 0,25%, hasta bien entrado 2014.

El pasado agosto, era un poco más optimista y fechaba una potencial subida del precio del dinero para mediados de 2013. El organismo que preside Ben Bernanke estima ahora que la tasa de paro continuará alta y que no hay peligro de que se desboque la inflación. Por lo tanto, prefiere no tocar los tipos de interés hasta que la situación económica haya mejorado de forma palpable.

En su comunicado, el El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed señala que el gasto en vivienda continúa mejorando, pero advierte que la inversión se ha ralentizado y el sector inmobiliario continúa deprimido. Así, espera mantener una política de tipos "altamente acomodaticia", debido a la situación económica al menos hasta finales de 2014.

MÁS INFORMACIÓN

En la rueda de prensa posterior al anuncio, el presidente de la institución, Ben Bernanke, afirmaba que se perciben "singnos alentadores" en la economía estadounidense pero que no se puede asegurar que Estados Unidos haya entrado en una nueva fase más fuerte. "Todavía tenemos vientos de cara procedentes de Europa y de la desaceleración global", decía Bernanke, que por otra parte valoraba el descenso en la tasa de desempleo.

La tasa de paro en Estados Unidos se mantiene por encima del 8,5% y algunos de los miembros de la Fed han advertido que podrían necesitarse nuevas medidas de apoyo a la economía, a través de un nuevo plan de estímulo cuantitativo (quantitative easing) de compra de deuda por parte de la Fed.

De momento, no hay nuevo plan encima del tapete, aunque el organismo sí ha reiterado que continuará con la denominada "operación twist", que consiste en vender deuda a corto plazo (con vencimiento a menos tres años) para reinvertir el dinero en bonos con vencimiento a más largo plazo. La cartera de deuda de la institución monetaria tiene actualmente un valor de unos 2,6 billones de dólares.

El objetivo"operación twist" es relajar los tipos a largo plazo (a partir de seis años y hasta 30), que son los que se utilizan para calcular las hipotecas. El mercado estima que el importe total de la deuda que venderá para posteriormente comprar bonos a más largo plazo se situará en unos 400.000 millones de dólares.

En el mercado de divisas, la reacción a la noticia ha sido inmediata. El dólar, que subía levemente frente al euro, se ha dado la vuelta y ahora se cambia a 1,307 unidades por cada moneda única europea. Minutos antes de publicarse el comunicado, cada euro se cambiaba por 1,296 unidades del billete verde.

Objetivo de inflación a largo plazo

Por primera vez, la Fed ha fijado un objetivo de inflación a largo plazo, lo ha hecho en el 2%. Una cifra similar a la del Banco Central Europeo (BCE). La institución asegura que comunicar este objetivo claramente al público ayuda a mantener ancladas las expectativas de inflación, lo que fomenta la estabilidad de precios y modera los tipos de intereses en el largo plazo, al mismo tiempo que mejora la capacidad del Comité de promover el máximo empleo ante importantes perturbaciones económicas.