Arresto domiciliario para el capitán

Hallados otros cinco cadáveres entre los restos del Concordia

El número de muertos tras el naufragio del crucero en la costa italiana se eleva a 11. Hay 24 desaparecidos.

Arresto domiciliario para el capitán
Arresto domiciliario para el capitán

Los buzos de los servicios de rescate italianos localizaron hoy otros cinco cadáveres entre los restos del crucero Costa Concordia, naufragado en la noche del viernes en aguas de la isla de Giglio, según fuentes de la Capitanía de Puerto de Livorno (centro de Italia). La jueza ha declarado el arresto domiciliario del capitán del buque.

Hasta el momento, el resultado del naufragio del crucero era de seis muertos, entre ellos un turista español y un peruano que formaba parte de la tripulación, y de 29 desaparecidos.

Los cuerpos localizados, según las primeras informaciones, llevaban el chaleco salvavidas puesto y se hallaban en la parte de la popa del barco que se encuentra sumergida en el mar, frente a las costas de la pequeña isla del Tirreno.

Se trata de una mujer y cuatro hombres, de edades comprendidas entre los 50 y los 60 años, según ha explicado el comandante de la Guardia Costera Filippo Marini.

Después del continuo baile de cifras sobre el número de desaparecidos en el accidente marítimo, la unidad de crisis constituida para hacer el seguimiento de las tareas de rescate ha divulgado hoy las nacionalidades de los 29 ocupantes del crucero de los que no se tienen noticias desde el pasado viernes.

Seis de los desaparecidos son italianos (entre ellos una niña de cinco años), 14 alemanes, cuatro franceses, dos estadounidenses y una peruana, Erika Soria, de 26 años, que trabajaba como camarera en el crucero y a la que vieron saltar a una de las lanchas.

El personal de rescate que sigue con las tareas de localización y salvamento, que ayer tuvo que interrumpir su actividad durante unas horas al detectar un movimiento en el barco, prosiguió hoy su trabajo y se abrió paso entre los restos del casco con pequeñas cargas de explosivo.

Mientras prosiguen las tareas de búsqueda de víctimas, el capitán, el italiano Francesco Schettino, de 52 años, tuvo que prestar hoy declaración ante la jueza de instrucción que se encarga del caso, Valeria Montesarchio, en la sede del Tribunal de Grosseto (centro de Italia).

Esta comparecencia coincide con la publicación hoy por parte del diario milanés Corriere della Sera de una conversación telefónica entre Schettino y un responsable de la Capitanía de Puerto, en la que se desvela que el capitán abandonó la nave antes de evacuar a todos los pasajeros. "Vuelva inmediatamente a bordo, suba por la escalera de seguridad y coordine la evacuación. Debe decirnos cuánta gente hay todavía allí: niños, mujeres, pasajeros, el número exacto de cada categoría", le dijeron a Schettino desde la Capitanía de Puerto.

Al capitán del barco se le investiga por supuestos delitos de homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono de la nave.