Hundimiento en Italia del Concordia

Estado de emergencia tras las primeras fugas

La embarcación iba cargada en el momento del accidente con más de 2.300 toneladas de combustible.

Italia declarará el estado de emergencia tras detectar las primeras fugas de líquidos del crucero hundido Costa Concordia. La embarcación iba cargada en el momento del accidente con más de 2.300 toneladas de combustible.

Así lo ha anunciado esta tarde en rueda de prensa el ministro italiano de Medio Ambiente, Corrado Clini. "El próximo Consejo de Ministros decretará el estado de emergencia", ha dicho Clini. "La declaración del estado de emergencia implica que todas las operaciones que afectan a este accidente son operaciones de interés nacional en las que tienen que participar las instituciones".

Clini ha admitido que desconoce si el líquido que está saliendo del barco es fuel. "El seguimiento continúa y se están tomando decisiones para evitar los riesgos medioambientales", ha declarado. Ya se han colocado barreras protectoras alrededor del buque siniestrado.

El Costa Concordia encalló el viernes a 150 metros de la costa de la isla de Giglio, en el centro de Italia. El archipiélago pertenece a un parque natural. Seis personas han fallecido. Una de ellas, Guillermo Gual, de 68 años, era española.

Un grupo de expertos holandeses, de la sociedad Smith, se ha trasladado hasta la isla para determinar "cómo extraer de forma segura el carburante" y evitar así una catástrofe. El ministro de Medio Ambiente ha explicado que se le ha exigido a la compañía responsable del barco, Costa Cruceros, que disponga de un programa para "evitar la contaminación ambiental que se podría determinar por la pérdida de carburante y sobre el traslado de la nave de donde se encuentra".

Cada vez es mayor la preocupación entre las autoridades italianas por el daño ambiental que puede ocasionar el naufragio del Costa Concordia. Aunque el alcalde de la localidad, Sergio Ortelli, aseguró en los pasados días que no se habían registrado fugas de combustible, en las últimas horas los helicópteros que trabajan en las tareas de rescate han divisado algunas manchas en el agua.

"Hemos sabido que empiezan a haber hilillos de material líquido", ha admitido el titular de Medio Ambiente. "No sabemos si estos son de carburante, lo que querría decir que existe un problema en el depósito, o si se trata de otros líquidos que están presentes en la nave. Las investigaciones en curso permitirán saber la naturaleza de estas pérdidas".