Las teles regionales recibieron 808 millones de subvenciones en 2010

El Gobierno abre la veda para la privatización de las autonómicas

El Gobierno ha dado el primer paso para permitir la privatización de las televisiones autonómicas. El Consejo de Ministros vio el viernes un anteproyecto de ley que dará libertad a las comunidades autónomas para elegir el modelo de gestión de sus televisiones, algo reclamado por regiones como Madrid o Castilla-La Mancha.

El Gobierno ha cumplido con lo que prometió Mariano Rajoy en su discurso de investidura en el Congreso: "Con carácter inmediato, traeremos a esta Cámara la reforma legal necesaria para permitir nuevos modelos de gestión" en las televisiones autonómicas.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, avanzó el viernes que el Consejo de Ministros había estudiado un informe sobre el anteproyecto de ley que permitirá a las comunidades autónomas decidir el modelo de gestión de sus televisiones.

"No es una obligación. Se trata de ampliar las posibilidades de decisión de cada comunidad autónoma en el marco de sus estatutos y de sus competencias", precisó.

El anteproyecto modificará la vigente Ley Audiovisual, en la que el Gobierno del PSOE incluyó una disposición para blindar el carácter público de las autonómicas, al obligarlas a mantener su actividad "de acuerdo con el régimen previsto" en el momento de su concesión.

La vicepresidenta apuntó que esta medida se toma para responder a la demanda expresa de algunas comunidades (sin citarlas se refería a las de Madrid y Castilla-La Mancha) y como un instrumento más para impulsar políticas que permitan una mayor eficiencia y una reducción del gasto en las Administraciones públicas.

Según el último informe elaborado por Deloitte para Uteca, la patronal de las televisiones privadas, las autonómicas cerraron 2010 con unas pérdidas de 1.297,5 millones de euros que compensaron, solo en parte, con 808,8 millones en subvenciones públicas. Su deuda con entidades de crédito era de 1.466 millones, concentrada sobre todo en la televisión pública valenciana (1.117 millones) y en la de Madrid (242 millones).

Coste por hogar, 84 euros

El coste neto por hogar de las autonómicas (incluidos ingresos publicitarios) fue de 84 euros de media. No obstante, las cifras varían desde los 49 euros por hogar de Telemadrid a los 153 euros de la EiTB vasca.

Sáenz de Santamaría insistió en que no establecerá una fórmula o marco cerrado para las comunidades autónomas sino que solo se ampliará su margen de decisión en lo relativo a la gestión de las televisiones regionales, respetando siempre lo previsto en los respectivos estatutos autonómicos (algunos no permiten la privatización de determinados canales) y con unas obligaciones mínimas de servicio público que habrá que garantizar.

Recordó, además, que la reforma está en línea con lo que recomendó la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en su informe sobre la Ley Audiovisual. Entonces, la CMT subrayó que resultaría conveniente contemplar que las comunidades autónomas pudieran no gestionar sus televisiones de manera directa sino "mediante la imposición de obligaciones de servicio público a los titulares de las licencias". El anteproyecto ha sido remitido a la CMT y a Competencia para que emitan los informes correspondientes.

Los datos

Las grandes cifras de las autonómicas

13 comunidades autónomas cuentan con corporaciones de radiotelevisión publica.

En total emplean a unos 10.000 trabajadores y manejan un presupuesto conjunto para 2012 que ronda los 1.500 millones de euros.

En 2010, último ejercicio del que hay datos, recibieron 808 millones en subvenciones.

Pese a eso, perdieron 488,7 millones. Su deuda era de 1.466 millones.

Negocio a la vista para las grandes productoras

La posibilidad de que algunas comunidades autónomas externalicen la gestión de sus televisiones abre la puerta del negocio a las productoras nacionales.

Al menos, ya hay dos grandes grupos que se han mostrado partidarios de participar en una eventual privatización. Por un lado, el grupo Secuoya, cuyo presidente, Raúl Berdonés, ha explicado en alguna ocasión que su intención es poder hacerse con el mayor número de contratos que puedan surgir en el proceso de reordenación de las autonómicas. De hecho, su empresa ya trabaja en la gestión de los informativos de la televisión balear y de la madrileña.

Secuoya, además, cuenta con otro factor que puede jugar a su favor en las comunidades gobernadas por el PP: el verano pasado fichó como consejero a Miguel Ángel Rodríguez, ex secretario de Estado de Comunicación con Aznar.

El otro gran grupo que se ha mostrado dispuesto a entrar en el negocio de las autonómicas es Vértice 360. Al menos, esos eran los planes de José María Irisarri, el que ha sido su presidente hasta hace unas pocos días. Es previsible que el nuevo ejecutivo, Manuel García-Durán, mantenga los proyectos de la compañía en este campo.

Otra de las grandes productoras que ha trabajado con autonómicas y que podría estar interesada en cualquier movimiento en este ámbito es Mediapro, el grupo impulsado por Jaume Roures y Tatxo Benet.

Las autonómicas cerraron 2011 con un promedio de cuota de pantalla del 10,4%, lo que supone una caída del 8% respecto a 2010. Al término del tercer trimestre, concentraban un 9,2% de la inversión publicitaria en televisión, un 24,4% menos que un año antes.