Montoro descarta la venta de Loterías pero reconoce que estudiará la de Aena

Ferre pide confianza a los inversores y abre la puerta a nuevas privatizaciones

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, abrió ayer la puerta a retomar las privatizaciones de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) y Aena. Sin embargo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, descartó horas después esa posibilidad en el caso de LAE, aunque reconoció que el Ejecutivo estudiará la venta de Aena.

La primera intervención pública del nuevo secretario de Estado de Hacienda se produjo ante un auditorio formado por inversores internacionales y en inglés. Miguel Ferre participó ayer en el Spain Investors Day y aseguró que el Ejecutivo no descarta seguir con las privatizaciones canceladas por el anterior Gobierno para reducir el déficit. "No excluimos esa idea, aunque habrá que analizarla bien", señaló. Sin embargo, horas más tarde, en el Congreso, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, descartó la venta de LAE ya que supondría "perder ingresos recurrentes". El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió sacar a Bolsa el 30% de LAE con el objetivo de ingresar más de 8.000 millones. Sin embargo, las malas perspectivas de la venta obligaron a suspender la operación.

Montoro, en cambio, reconoció la posibilidad de abrir nuevamente la privatización de AENA que, aseguró, es "un caso distinto" en términos de impacto financiero. En cualquier caso, recordó que el potencial de recaudación por la venta de empresas públicas es muy inferior al existente en 1996, cuando el primer Gobierno de José María Aznar emprendió un proceso de privatizaciones.

Más allá de las divergencias entre el ministro y el secretario de Hacienda, Ferre aprovechó su intervención en el Spain Investors Day para convencer a los inversores de las bonanzas de la economía española. A pesar del reciente incremento del IRPF, Ferre aseguró que el Ejecutivo no es partidario de subir impuestos. De hecho, descarta un aumento fiscal para las empresas. "Seremos un Gobierno predecible", aseguró. Y recordó que los incrementos impositivos aprobados en diciembre no afectan a las empresas. De hecho, apuntó que el objetivo del Gobierno pasa por aprobar antes de finalizar este trimestre beneficios fiscales para las pymes. En el mismo sentido, hizo hincapié en la voluntad del Gobierno de crear un clima favorable para los negocios y reconoció que el sistema tributario supone un factor fundamental para atraer empresas. Ferre aseguró que España no tendrá un marco fiscal peor que el de otro Estado miembro. A corto plazo, la prioridad pasa por solventar los problemas de doble imposición con EE UU para facilitar los intercambios comerciales.

Ambigüedad ante un impuesto financiero

Los inversores que participaron en el foro quisieron conocer la opinión del Gobierno acerca de la posibilidad de establecer un impuesto sobre las transacciones financieras, una medida que abandera el Gobierno francés de Nicolas Sarkozy. Miguel Ferre se mostró ambiguo y se limitó a señalar que este gravamen presentaba "pros y contras". En cualquier caso, apuntó que cualquier decisión debe tomarse en el marco de la Unión Europea.

En la misma línea, el primer ministro italiano, Mario Monti, se mostró abierto a respaldar un impuesto sobre los intercambios financieros siempre que se haga a nivel europeo. La opinión de Monti contrasta con la de su antecesor, Silvio Berlusconi, que siempre mostró su rechazo a esta medida.