Guía práctica sobre la ayuda

La deducción por la compra de vivienda fue suprimida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a partir del 1 de enero de 2011. La recuperación aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, sin embargo, tiene carácter retroactivo por lo que cualquier ciudadano que adquiera un piso ahora, o lo hiciera durante el año pasado, o los anteriores, tiene derecho a la exención fiscal, con independencia de su renta. Así, el tope de los 24.107 euros queda abolido, excepto para quienes opten por alquilar, que no podrán desgravarse nada. El que compre tendrá derecho a deducirse el 15% de los pagos efectuados hasta un máximo de 9.040 euros al año. Una persona con una base imponible de 30.000 euros se ahorraría 1.356 euros anuales. Si su hipoteca se alarga 30 años, la deducción ascenderá a 40.000 euros.