La restricción sobre valores financieros se levantará de forma coordinada

Las apuestas bajistas en la Bolsa española se duplican en año y medio

Las posiciones bajistas contra valores españoles cerraron el año con un volumen equivalente a 2.721 millones de euros. La cifra supone más del doble de la que se registró cuando la comunicación de dichas posiciones se hizo obligatoria, en junio de 2010.

El volumen de posiciones cortas (apuestas bajistas) sobre los valores cotizados españoles equivale a 2.721 millones, según reflejan los datos publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este saldo es más del doble de los 1.220 millones que se registraron a mediados de junio de 2010, momento en que se hizo obligatorio informar al supervisor de todas las posiciones cortas (apuestas bajistas) que superaran el 0,2% del capital de cualquier empresa española.

La cifra es solo una estimación, porque hay vías para eludir la obligación de difusión de información. En coordinación con el resto de supervisores europeos, la CNMV exige informar de todas las posiciones superiores al 0,2%; los datos se publican de forma agregada, salvo cuando esas apuestas bajistas rebasan el umbral del 0,5%. Pero un mismo hedge fund puede hacerse mediante sociedades pantalla con diversos paquetes por el 0,19% del valor de una empresa, incrementando así su posición sin tener que revelar públicamente sus estrategias.

Donde no es posible ese truco es en los valores financieros. El pasado 11 de agosto, la CNMV prohibió con carácter temporal la toma o incremento de posiciones cortas sobre todos los valores financieros que cotizan en España hasta completar una lista de 16 que incluye a Banca Cívica, BBVA, Sabadell, Santander, Banesto, Popular, Pastor, Bankia, Bankinter, CaixaBank, CAM, Catalana Occidente, Mapfre, BME y Renta 4. El pasado 28 de septiembre se decidió mantener la prohibición sine díe, ante la situación de "continua inestabilidad de los mercados". Y así hasta la fecha.

El volumen de posiciones cortas abiertas equivale a unos 2.721 millones de euros

"Nuestra intención es levantar cuanto antes esa restricción", explicaron a este periódico fuentes de la CNMV. "El objetivo es tomar la decisión de la forma más coordinada posible con el resto de supervisores y se estudia la evolución del mercado constantemente", señalan desde el organismo regulador. "Ha habido ocasiones en las que ya se había aprobado levantar la prohibición y a última hora ha sido preciso dar marcha atrás, ante un súbito empeoramiento de los mercados", confirman desde la entidad rectora de los mercados.

La prohibición de tomar o incrementar posiciones cortas sobre valores financieros fue tomada en coordinación con las autoridades de Francia, Bélgica e Italia. Aunque en Francia la decisión es ahora competencia del Gobierno y no del supervisor, se trabaja para que el eventual levantamiento de las restricciones se haga de forma coordinada. En el resto de países de la UE también existen restricciones en distintos grados para operar a la baja sobre valores financieros.

Posiciones por 640 millones

Las posiciones cortas son operaciones que se hacen tomando prestados valores y vendiéndolos en el mercado para recomprarlos cuando hayan caído de precio, embolsándose así la diferencia. En el mercado español hay posiciones abiertas sobre nueve valores financieros, con un importe total de 641,7 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que, de ese importe, 4,63 millones corresponden a Banco de Valencia, una entidad que va a salir a subasta; 2,45 millones son sobre Banco Pastor, que ha sido absorbido por Banco Popular, y 690.000 euros a CAM, comprada por Banco Sabadell. El banco con más posiciones cortas es Bankinter, donde las apuestas bajistas suman 126,9 millones y equivalen al 5,6% del capital.

Indra, Abengoa y Gamesa, las más afectadas

La toma de posiciones cortas no se centra en ningún sector en particular. La prueba es que las tres mayores afectadas son compañías tan diferentes entre sí como la tecnológica Indra (11,615%), el conglomerado industrial Abengoa (8,108%) y la empresa eólica Gamesa (6,64%).

Indra es también uno de los valores más afectados en términos absolutos, ya que las posiciones cortas equivalen a 187,55 millones de euros.

El valor donde las posiciones cortas son más abultadas en términos monetarios es Banco Popular. Las apuestas bajistas sobre este banco representan el 5,097%, que equivale a 251,19 millones de euros. Otros valores destacados en este sentido son la petrolera Repsol, con 242 millones de euros (un 0,836% del capital); la eléctrica Iberdrola, con 176,77 millones de euros (un 0,621% del capital); la aerolínea IAG, fruto de la fusión entre Iberia y British Airways, con 168,51 millones de euros (un 5,22% del capital), y la central de reservas Amadeus, con 163,69 millones de euros (un 2,915% de su capital).

Desde el comienzo de la crisis está abierta la polémica sobre las restricciones que pesan sobre las apuestas bajistas. De hecho, la primera compañía sobre la que se prohibió la toma de posiciones cortas fue precisamente la primera empresa en salir a cotizar en toda la historia: La Compañía de las Indias Orientales, en el año 1610.

La mayoría de los fondos que han publicado sus posiciones, únicamente las que superan el 0,5% del capital de la empresa afectada, son firmas anglosajonas. Entre los fondos más activos destacan, desde el comienzo, Amber Capital, Wellington Management, Morton Holdings y Dalton Capital.