EDITORIAL

Cede la presión sobre el Tesoro

El primer objetivo que ha declarado Rajoy para su mandato es alcanzar el 4,4% de déficit fiscal en 2012, como condición sin la cual no habrá una reducción de los costes de financiación del sector público y, por simpatía, de la economía en general. Este año la crisis de la deuda ha elevado el coste de las emisiones en 7.000 millones de euros, una cantidad que estaría mejor invertida en partidas mucho más productivas que en abonar intereses. Y eso da una idea gráfica de lo que supone tener anormalmente alto el coste de emisión de la deuda y justifica todos los esfuerzos para reducirlo.

Sea por los primeros compromisos de Rajoy con el respaldo de una mayoría muy abultada del Parlamento o por unas expectativas de crecimiento menos pesimistas publicadas ayer por el IFO, la prima de riesgo de España acumula muy notables descensos en las últimas jornadas, y ayer tal ejercicio se reprodujo en la subasta de letras de tres y seis meses. El Tesoro captó mucho más dinero del que tenía previsto y a un precio muy inferior al estimado. Pero la brecha con la financiación alemana sigue siendo muy abultada y solo se reducirá de forma definitiva si la UE encuentra una salida a la crisis de deuda de la zona euro, debidamente cumplimentada por reformas y esfuerzos en España.