Firma un 70% de ejecución de su presupuesto hasta octubre

Fomento sacrifica la conservación para mantener el gasto en obra nueva

Uno de los datos que interesa conocer al PP ante su inminente llegada al poder es el grado de ejecución del presupuesto. En el caso de Fomento, principal departamento inversor, la cifra alcanzada hasta octubre es del 70%. El detalle demuestra que ante los escasos recursos, se está priorizando el gasto en obra nueva frente a la conservación de carreteras o las partidas de industria e innovación.

Fomento sacrifica la conservación para mantener el gasto en obra nueva
Fomento sacrifica la conservación para mantener el gasto en obra nueva

Al margen de las conversaciones que están teniendo lugar en todos los departamentos ministeriales con motivo del traspaso de poderes al PP, el Ministerio de Economía y Hacienda acaba de difundir el grado de ejecución del presupuesto a 31 de octubre. Las cuentas de 2011 registran a esa fecha un porcentaje de realización o cumplimiento en términos generales del 76,3%, algo mejor que lo contabilizado en idéntica fecha del año anterior, cuando se situó en el 71,8%. Por departamentos, destacan los casos de los dos principales inversores: Fomento y Medio Ambiente.

En el caso del primero, las obligaciones reconocidas a 31 de octubre ascendían a 6.468 millones de euros, que representan el 70% de los 9.242 millones de créditos totales presupuestados para todo el ejercicio. Otra manera de medir el nivel de cumplimiento de las cuentas es comprobar los compromisos de gasto adquiridos a esa fecha, que en Fomento ascienden a 7.486 millones, por lo que el porcentaje mejora hasta un notable 81%.

Aunque desde la Administración socialista existirá la lógica tentación de utilizar el dato más favorable (que es el de los compromisos de pago), en términos de contabilidad nacional se computan las obligaciones reconocidas y, por tanto, son los únicos números equiparables a lo que ocurre en el resto de países de la Unión Europea.

Recorte de 2010

Por su parte, Medio Ambiente presenta un grado de cumplimiento aún más bajo, de apenas el 59,1%, en lo que parece constituir ya un problema crónico de este departamento, como denuncia el sector constructor. Los proyectos se ponen en marcha con excesiva lentitud, lo que mina las oportunidades de negocio de las empresas.

Pese a que a priori podrían parecer cifras bajas de ejecución a falta de solo dos meses para que finalice el ejercicio, es curioso comprobar en la serie histórica como son porcentajes que se repiten a y oscilan muy poco. Los técnicos recuerdan que durante los últimos meses del año suelen acelerarse significativamente los pagos para arrojar un balance final muy próximo al 100% de realización. El análisis en detalle de las cifras revela que a pesar de que Fomento ha sufrido los efectos del tijeretazo del gasto decretado en 2010, se ha decidido priorizar el gasto en obra nueva, frente a la conservación o las partidas de otros departamentos como el de Industria (con una ejecución del 47%) o el de Ciencia e Innovación, que apenas alcanza el 40,7% de cumplimiento.

Las ayudas a la rehabilitación, otras de las damnificadas

Al margen de las cifras por ministerios, la Intervención General del Estado también desagrega el cumplimiento de los presupuestos por programas. Así, dentro de Fomento la mayor ejecución la acaparan los proyectos para la creación de infraestructuras ferroviarias, con una realización del 84,8%, seguida del servicio postal universal, con el 81%. Otra de las partidas que computa un grado de cumplimiento cercano a la media del 70% de todo el Ministerio es la de creación de infraestructuras de carreteras, que registra un moderado 66,3%. Por contra, la conservación y explotación de la red viaria solo se ha ejecutado al 59,8%. Las ayudas a la rehabilitación se han adjudicado en un 62,5%, mientras que las partidas destinadas al fomento de la edificación, que atraviesa sus horas más bajas, apenas se han cumplido al 39,5%.

En Medio Ambiente la situación es parecida. Mientras el Programa de Desarrollo Rural Sostenible solo se ha ejecutado en un 13,4% a octubre, las actuaciones dirigidas a la gestión y las infraestructuras del agua registran un grado de realización del 52,5%. Las actuaciones en la costa se han puesto en marcha en un 61,3% de los casos, siendo este uno de los cumplimientos más elevados de este Departamento.

Con estas cifras a falta de dos meses para terminar el año, es evidente que el Gobierno ante el mandato de Bruselas de recuperar la senda de la consolidación fiscal ha querido primar el gasto productivo, como es la inversión, para estimular el crecimiento económico y el empleo. Y, por supuesto, no ha rehusado incumplir sus compromisos con el servicio de la deuda, por el que pagó en diez meses 68.829 millones, lo que representa uno de los grados de cumplimiento más elevados con un 92,3%, cuando el año pasado era del 77,7%. Asuntos Exteriores, con un 47,1% es otro de los ministerios con una ejecución más baja.

Los que menos cumplen

INDUSTRIA. El departamento que dirige en funciones Miguel Sebastián es uno de los que arroja un menor grado de cumplimiento (47%). Destaca la mínima ejecución de la partida para el apoyo a la innovación tecnológica en el sector de la defensa, del 3,2%, y la referida a las telecomunicaciones, del 20,1%.

INNOVACIâN. Llama la atención el bajo cumplimiento de las partidas para fomentar la investigación científica y técnica, del 24,8%.

FORMACIâN. Otro de los programas que destaca por su casi nula ejecución es el de formación permanente para el profesorado, del Ministerio de Educación, que apenas se ha desarrollado en un 9,2%. Y en nuevas tecnologías apenas llega al 5%.

TRABAJO. Frente a unos porcentajes medios bastante elevados (del 73%), el programa de integración de inmigrantes apenas se ha realizado en un 36,2%.