Recortes y subida de impuestos

Monti convalida su plan de ajuste ante el Parlamento italiano

El gobierno provisional presidido por Mario Monti tomó ayer su primera medida para enderezar el rumbo de Italia. El nuevo Consejo de Ministros aprobó un severo plan de ajuste por unos 30.000 millones. Definido como "doloroso pero necesario" ha pasado hoy el primer trámite parlamentario en la Cámara de Diputados.

Italia pisó ayer el acelerador de los recortes para evitar la quiebra. El Gobierno italiano celebró un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar, antes de lo previsto, un paquete de reformas y ajustes con el que pretende ahorrar cerca de 30.000 millones de euros. Un tercio, aproximadamente, se espera conseguir recortando gastos y el resto vendrá vía aumento de ingresos. El decreto que necesita la aprobación del parlamento en un plazo de 60 días ha llegado hoy a la cámara baja. "Salvaremos a Italia entre todos", ha enfatizado Monti.

La urgencia para adoptar nuevas medidas tiene como objetivo alcanzar el objetivo de déficit en 2013 y calmar las presiones que sufre el país en el mercado de deuda. La Bolsa italiana ha recibido con entusiasmo el anuncio y hoy ha liderado los parqués europeos con ganancias cercanas al 3%. En cuanto al mercado de deuda, el bono italiano ha vivido hoy un enfriamiento de la exigencia en sus intereses de más 70 puntos básicos (5,9%), lo que reduce el diferencial con el bono alemán hasta bajar de los 380 puntos.

El jefe del Ejecutivo, Mario Monti, aseguró el sábado, tras un encuentro con agentes sociales, que "quizá alguno no lo haya comprendido, pero a Italia le quedan pocos meses de vida si no intervenimos rápido". Pero la escenificiación del drama italiano la protagonizó la recientemente nombrada ministra de Trabajo, Elsa Fornero, que rompió a llorar durante la rueda de prensa en que se anunció el paquete de austeridad.

La batería de medidas incluye un aumento de dos puntos en el IVA (hasta el 10% en el tipo reducido y el 23% en el tipo normal), un incremento en los tramos altos del impuesto de la renta (IRPF) y una ampliación de la edad mínima para cobrar la pensión de jubilación (acelerando así el plan que prevé la elevación del tope a 66 años).

El decreto también contempla una tasa patrimonial sobre la segunda y tercera propiedad inmobiliaria y la reintroducción del impuesto sobre bienes inmuebles a la primera vivienda, con una cuota esta última que todavía tiene que ser establecida. En este sentido, Monti detalló que estas medidas impositivas sobre bienes inmuebles no afectaran a las propiedades de la Iglesia católica.

Establece nuevas cargas impositivas sobre bienes de lujo, como aviones privados, coches de alta gama o barcos de más de 10 metros de largo. Deroga además la exención fiscal para los fondos italianos que tras salir de las fronteras transalpinas vuelvan a tributar en el país.

Reduce los cargos políticos de la administración local y rebaja en 5.000 millones de euros las transferencias desde el Gobierno central.

El plan prevé también la liberalización de todos los obstáculos para la apertura de nuevos negocios comerciales y abolirá cualquier límite de horario y de día de apertura, que hasta ahora estaban reservadas para las zonas turísticas.

Con este paquete, el Gobierno italiano espera alcanzar el equilibrio presupuestario en 2012. "Ahora que Italia hecho el trabajo en casa, espero que la UE responda", ha remarcado Monti, en clara referencia a la debatida posibilidad de que el Banco Central Europeo tome una actitud más decidida en la compra de bonos soberanos en el mercado secundario.

Ante la dureza de las medidas, el presidente, Giorgio Napolitano -quien promovió la salida de Silvio Berlusconi del poder y la llegada de Mario Monti-, trató ayer de tranquilizar a los partidos de izquierda. "Haremos sacrificios", ha dicho, "pero Italia repartirá".

Tasa sobre el lujo

El decreto incluye un nuevo impuesto sobre coches de lujo (con una cilindrada de más de 2.300 centímetros cúbicos), embarcaciones de lujo (90.000 registradas en Italia), ultraligeros (10.000) y las villas (35.000) y los inmuebles señoriales (36.000).