El pasado septiembre adquirieron 1.695 millones de euros, según el Tesoro

Las familias españolas disparan un 44% las compras de deuda pública

El incremento de los costes de financiación del Estado y como consecuencia las elevadas rentabilidades que tiene que pagar para emitir deuda no han pasado desapercibidos para los hogares españoles. Las familias aumentaron en un 44% sus tenencias de títulos públicos en septiembre al adquirir 1.695 millones, según el Tesoro. Una tendencia que se agudizará en los siguientes meses, ya que ha sido cuando los tipos de la deuda han alcanzado máximos.

En plena tormenta financiera en Europa, las familias españolas hacen patria. Las atractivas rentabilidades que ofrece la deuda pública han tenido un efecto llamada y poco a poco el Estado va ganando terreno en la pelea por captar el ahorro. Tanto es así que en septiembre los hogares compraron 1.695 millones de euros en deuda pública, lo que llevó a las familias a incrementar sus tenencias de letras y bonos en un 44%, según los últimos datos del Tesoro.

La banca ha encontrado así un importante competidor en la guerra del pasivo que mantiene desde hace meses. Una pelea en la que las entidades tienen visos de perder ante el repunte reciente de los costes de financiación del Estado por el recrudecimiento de la crisis y las trabas legales a los llamados superdepósitos.

Las letras del Tesoro ofrecen modalidades de 3, 6, 12 y 18 meses y en las subastas celebradas en noviembre todas ellas se colocaron por encima del umbral 5%. Una rentabilidad difícil de batir por los depósitos bancarios, actualmente en el 4% de media para un plazo de 12 meses.

Los datos oficiales del Tesoro sobre las tenencias de deuda del Estado solo recogen la evolución hasta septiembre, lo que implica que las compras de los hogares se incrementaron en verano a pesar de que los tipos resultaban entonces menos atractivos que a día de hoy. En septiembre el Tesoro subastó letras a 3, 6, 12 y 18 meses y los colocó a rentabilidades del 1,749%, 2,7%, 3,6% y 3,9%, en un mes en el que la rentabilidad del bono a 10 años rondó el 5,14% frente al 6,57% actual.

Así, las turbulencias del verano no impidieron a las familias comprar deuda del Estado y el total en sus manos ascendió a 5.498 millones a finales de septiembre, un nivel que no se veía desde el año 2001.

El resto de inversores tampoco dio la espalda al Estado y todos incrementaron su exposición pero de forma muy tímida. Las familias, de hecho, pese a controlar tan solo el 1,01% de la deuda total, también fueron las que adquirieron más en cantidad.

Las entidades de crédito, pese a las crecientes dudas que genera en el mercado la deuda pública, aumentaron las tenencias en su cartera a vencimiento en un 0,2%, es decir, en 364 millones, hasta 175.660 millones, y continúan siendo el segundo propietario con el 32,4%. Los no residentes, el principal financiador del Estado con el 38,49% de la deuda, incrementaron su exposición en 3.469 millones, el 1,7%. En el resto, las subidas de tenencias de deuda oscilaron entre el 1,5% y el 3,4%.

A partir de ahora, el papel que tome el BCE será importante a la hora de marcar la evolución de las tenencias de deuda. "Si es cierto que el BCE compra deuda de forma masiva generaría un suelo al precio de los bonos", comenta Borja Gómez, de Inverseguros. Una ayuda que podría facilitar compras adicionales por parte de la banca. De momento, eso sí, el BCE, sigue comprando con timidez. La semana pasada adquirió deuda por 8.581 millones, una cantidad algo superior a los 7.986 millones que compró la semana precedente. En total ha destinado 203.500 millones a este programa desde mayo de 2010.

El Tesoro tratará de captar hasta 3.750 millones este jueves

Los Estados europeos continúan financiándose en el mercado a precios desorbitados, a la espera de la ansiada resolución a la crisis. Italia pagó ayer más de un 7% por deuda a 15 años y Bélgica tuvo que desembolsar entre el 5,5% y el 5,77% por emisiones a plazos largos que oscilaron entre los siete y 30 años. Un mal augurio para el Tesoro español que el jueves volverá a acudir a los mercados con el objetivo de captar entre 2.750 y 3.750 millones de euros en tres subastas de bonos y obligaciones.

La euforia que se vivió ayer en los mercados ante la expectativa a una pronta resolución de la crisis apenas ayudó a los Estados que realizaron subastas de deuda. Italia colocó 567 millones de euros en bonos a 15 años pero tuvo que pagar un nuevo interés récord del 7,3%. El país transalpino había previsto captar entre 500 y 750 millones, lo que dejó el total emitido en la parte baja de la banda. La buena noticia vino de la demanda pues esta alcanzó 1.224 millones, 2,16 veces la oferta pero la gran prueba de la semana para Italia llegará hoy cuando prevé captar 8.000 millones en bonos a tres y 10 años.

El Tesoro belga también tuvo un día complicado en su primera cita con el mercado después de que el viernes Standard & Poor's bajara un escalón el rating de Bélgica, hasta AA. Emitió 2.005 millones de euros en cuatro subastas de bonos a largo plazo, el máximo previsto, pero a costa de pagar mucho más. En concreto colocó 165 millones en bonos a 2018 al 5,462%; 450 millones a 10 años, además de 530 millones a marzo de 2035 al 5,77% y 860 al 5,784% para una emisión a 30 años, intereses un 1,5% de media superiores a los de las subastas anteriores. Eso sí, con demanda amplia.

Francia, por su parte, emitió 7.000 millones de euros en letras, el máximo previsto, con alta demanda y a tipos entre el 0,378% y el 0,89%.

Italia y Bélgica vuelven a acudir al mercado hoy, mientras que España y Francia lo harán el jueves. El Tesoro español emitirá bonos a cuatro años y obligaciones con vencimientos en 2016 y 2017, referencias que sustituyen a la subasta de bonos a tres años anunciada en un principio.

Las cifras

5.498 millones es el total de deuda pública en manos de las familias españolas, un 1,01% del total.

364 millones de euros es la cantidad de deuda que compraron las entidades de crédito en septiembre.