La eurozona, en la cuerda floja

¿Asalto de los especuladores al Tesoro?

Los inversores han tensado la cuerda, pero no han timado a España. El Tesoro ha emitido obligaciones con vencimiento en 2022 con una rentabilidad media cercana al 7%, cuando las pantallas de Bloomberg marcaban en el secundario el 6,6%. Francia, sin embargo, colocó bonos a 10 años al 2,32%, que ayer cotizaban en el 3,79%. ¿Ha tenido España que hacer una concesión a los compradores del papel nuevo para que se decidieran a entrar?

Los expertos consultados explican que no, el problema está en cómo se halla el rendimiento que se utiliza para fijar la referencia genérica. Bloomberg explica que emplea una media del precio dado al menos por tres creadores de mercado y el quid radica en que no hay un único bono a 10 años. Los que vencen en menos tiempo pagan un interés menor, de ahí que la referencia se sitúe por debajo.

"El benchmark (el bono entregable, el que tiene más liquidez) tiene vencimiento en abril de 2021 y el que se colocó ayer tiene vencimiento en enero de 2022. El mercado mide el diferencial entre España y Alemania con el bono que vence en abril de 2021 y de ahí se explica esa diferencia de rentabilidad entre el mercado primario y el secundario. Cuando el bono nuevo tenga liquidez será el que se mida con Alemania", explica Javier Ferrer, responsable del área de deuda pública de Ahorro Corporación.

Así, las obligaciones que colocó el pasado 20 de octubre con vencimiento en abril de 2021 (las que tienen más liquidez) tienen un rendimiento del 6,72%. La diferencia radica principalmente en que los inversores recuperarán el dinero unos nueve meses antes que en los bonos vendidos ayer. Como regla general, a mayor plazo, mayor interés.