Tomará alrededor de un 10%, valorado en 40 millones

La Caixa, Abelló y ProA abren el capital de Saba al fondo KKR

La firma de aparcamientos y parques logísticos Saba Infraestructuras, controlada por La Caixa, ultima la entrada del fondo estadounidense KKR en su capital. Este afronta su tercera inversión en España con la disposición de tomar alrededor de un 10%, valorado en 40 millones.

El gigante del capital riesgo KKR, presente en el accionariado de las españolas Inaer y T-Solar, y en numerosas compañías internacionales, como Kodak, Toys R Us, China International Capital Corporation o Nielsen, vuelve a fijar su foco inversor en España. El fondo está pendiente de cerrar los últimos flecos legales para incorporarse al accionariado en la compañía catalana de aparcamientos y parques logísticos Saba Infraestructuras, tal y como adelantó ayer CincoDías.com.

Resultante de una reciente escisión de Abertis, el capital de Saba se reparte en la actualidad entre tres accionistas principales y 3.500 minoritarios, estos últimos con un 1,22%. CaixaHolding, brazo inversor de La Caixa controla la sociedad con el 61,28% de las acciones. Torreal, sociedad de Juan Abelló, atesora el 25%. Y ProA Capital, firma de inversión fundada por exdirectivos de N+1, se quedó con el 12,5% en el reparto definitivo del capital que tuvo lugar el pasado mes de octubre.

Fuentes cercanas a la operación aseguran que la intención de KKR es hacerse con un paquete cercano al 10%, valorado en unos 40 millones a los precios en que ha sido tasada Saba en su reciente separación de Abertis.

Para hacerle hueco, indican las mismas fuentes, será Juan Abelló quien venda una mayor porción, sin descartarse una pequeña desinversión de los otros dos socios.

La noticia subió ayer a la web cuando los directivos de Saba estaban en rueda de prensa en Barcelona para explicar cómo queda la empresa tras independizarse de Abertis y avanzar alguno de sus planes de futuro. Respecto a la inminente entrada de KKR se limitaron a reconocer que hay contactos.

Ante la llegada de un cuarto accionista de relevancia, La Caixa mantendrá su papel de primer partícipe, con un porcentaje de Saba siempre superior al 51%.

Presidida por el también primer ejecutivo de Abertis, Salvador Alemany, y con Josep Martínez Vila como consejero delegado, Saba Infraestructuras tiene unos fondos propios de 400 millones y un plan de salida a Bolsa en un máximo de cinco años.

Entre sus activos se cuentan hasta 195 aparcamientos, que suman 128.000 plazas entre España, Italia, Portugal, Francia, Andorra y Chile. En este área declara además 12 proyectos en curso en Italia (3.723 plazas).

Ya en el negocio de la logística, acumula 730 hectáreas en parques operativos o en construcción. Estos están en España, Chile, Portugal y Francia, con una ocupación media, según datos de la compañía, del 76%.

De KKR se dice que marcó una época en Wall Street a finales de los años ochenta, cuando se impuso en una guerra de opas por el control de Nabisco. Tras poner sobre la mesa más de 30.000 millones de dólares, la aventura acabó en fracaso.

La entidad tiene hoy poco que ver con la de entonces. Con más de 61.000 millones de dólares en activos gestionados, KKR invierte en distintos países de Europa, Asia y América, con especial presencia en EE UU, China e India.

Junta en diciembre para crear el consejo

Tras reconocer su intención de salir a Bolsa en un plazo de tres a cinco años (dependiendo de las condiciones del mercado) y marcarse una política de dividendos que arrancará en 2013 (a cuenta de los resultados de 2012), el próximo paso de Saba Infraestructuras es formalizar la creación de su consejo de administración.

Será en una junta, prevista para el próximo 14 de diciembre, en la que también se someterán a votación los estatutos de la compañía.

Saba no se cierra al crecimiento inorgánico, mediante operaciones corporativas con las que se asegure el control y gestión tanto en aparcamientos como en parques logísticos.

Europa, Suramérica (Chile, Brasil y México), Estados Unidos y Canadá son los principales polos de atracción en su política de diversificación.