Alfredo Pérez Rubalcaba. Candidato del PSOE en las elecciones generales

"Necesitamos políticos fuertes contra los especuladores"

Confía en la remontada porque "hay muchos indecisos y casi todos son del PSOE". Frente a la crisis del euro, pide al BCE un mensaje rotundo ante los especuladores y que los Gobiernos de Italia y Grecia sean "coyunturales".

"Necesitamos políticos fuertes contra los especuladores"
"Necesitamos políticos fuertes contra los especuladores"

Alfredo Pérez Rubalcaba (Solares, Cantabria, 1951) es un histórico de la política española. Exministro en Gobiernos de González y Zapatero, el domingo afronta su reto más importante.

¿Es posible un cambio de tendencia de última hora que permita al PSOE reducir la ventaja con el PP?

Hay muchos indecisos y casi todos son votantes del PSOE. A toda esa gente tengo que decirle que estas no son unas elecciones más; estamos en un momento crucial de nuestra historia y tenemos que apostar por una salida justa de la crisis y por defender todos los avances y derechos sociales que hemos conquistado. Con el PP, están en riesgo.

¿Es posible retrasar los ajustes fiscales dos años en el actual escenario?

Por supuesto que es posible. Cada día son más los expertos y los líderes políticos que le están pidiendo a Europa que reoriente su política, que solo con ajustes no vamos a crecer.

¿Hará ajustes adicionales para garantizar una reducción del déficit al 6% este año y al 4,4% el que viene?

Cumpliremos los compromisos y haremos los ajustes necesarios siempre salvaguardando los pilares del Estado del bienestar.

¿Qué necesitan los mercados para calmarse y dejar de atacar a España?

Es que no resolvemos el problema griego. Eso es lo primero que tenemos que hacer y claramente el BCE tiene que enviar un mensaje de firmeza a los especuladores y no permitir que se ataque a la deuda de los países de la zona euro.

¿Cree que España será rescatada?

Estoy seguro de que no. No llegaremos a este escenario aunque hay un partido y un candidato que se empeña en crear incertidumbre y dudas sobre España con tal de arañar un par de votos.

¿Qué cree que pesará más el domingo, los cinco millones de parados o la estrategia de Rajoy de no detallar su programa electoral?

El paro es el problema más grave que tenemos en España y por eso nosotros hemos hecho un esfuerzo por presentar propuestas creíbles y viables para reactivar la economía y crear empleo. Por eso, necesitamos un par de años más para los ajustes, por eso reclamamos una especie de Plan Marshall desde el Banco Europeo de Inversiones y por eso queremos crear el impuesto de las grandes fortunas para financiar la creación de nuevos empleos pagando la Seguridad Social desde el Estado. Frente a ello, el PP pretende tener un cheque en blanco sin haber explicado lo que haría si gana las elecciones. No es de recibo intentar ganar ocultando lo que quieren hacer.

¿Está contento con el desarrollo de la campaña?

Sí, creo que la gente se ha dado cuenta de lo que está en juego y todas las encuestas recogen la tremenda inquietud social ante los recortes del PP. Somos conscientes de que tenemos muchos votantes nuestros enfadados o decepcionados pero creo que hemos hecho un gran esfuerzo para que entiendan lo importantes que son estas elecciones.

¿Por qué está más preocupado, por los votantes que se puedan ir a IU o por los que se pierdan hacia otras opciones como la abstención?

Pues me gustaría convencer a los que están dudando de la importancia de estas elecciones y de la importancia de que su voto sirva para poner en marcha una política económica distinta en Europa que nos permita crecer y crear empleo. Convencerles de que su voto sirve para evitar los recortes y construir escuelas y hospitales y sirve para darle fuerza al único partido de izquierdas que puede gobernar en este país, que es el PSOE. Creo que la gente debe pensar también en los riesgos de una acumulación de poder en manos de un solo partido y de derechas.

¿Qué prefiere, tecnócratas o políticos para resolver la crisis del euro?

Sin duda, políticos fuertes y que se planten ante los especuladores. Yo me comprometo a exigir una nueva política económica en Europa y tengo muchas dudas de que Rajoy pueda hacerlo ya que está claramente alineado con Merkel. Espero que los Gobiernos en Italia y Grecia sean algo coyuntural y que pronto se convoquen elecciones.

¿Cómo se puede presionar a la banca para que dé más crédito?

Hay que completar el proceso de reestructuración de nuestro sector financiero. En paralelo hay que contribuir, junto al resto de Gobiernos europeos, a una pronta y definitiva solución a los problemas que viene arrastrando la eurozona y cuyo exponente más evidente es la crisis griega. Finalmente, en el plano español, debemos movilizar recursos a través del ICO para mejorar las posibilidades de acceso a financiación por parte de las pymes y autónomos.

¿Subir los impuestos a los que más tienen y ganan será suficiente para contener la caída de ingresos?

Hay que garantizar un sistema fiscal progresivo: que pague más quien más tiene. El impuesto a las grandes fortunas, por cierto, puesto en marcha en otros países europeos, y el impuesto a los bancos son necesarios para mejorar esa progresividad al tiempo que fortalecemos la estructura de ingresos públicos.

¿Piensa el PSOE acometer una rebaja generalizada de las cotizaciones sociales por contingencias comunes o por otro concepto?

Proponemos abaratar el coste de contratación a los empresarios. Entre otras medidas, hemos propuesto impulsar un plan de bonificaciones del 100% en 2012 a las pymes que creen empleo, que irá reduciéndose en los cinco años sucesivos para esos mismos contratos, al 75% en 2013, 50% en 2014 y 25% en 2015.

¿Piensa volver a congelar las pensiones, como hicieron en 2010?

Fue una medida excepcional en un momento de extrema gravedad de la economía europea y, por ende, española.

Si al final se cumplen lo que cuentan las encuestas y el PSOE obtiene menos de 125 diputados, ¿se presentará como candidato a secretario general del PSOE?

Yo solo estoy pensando en ganar el día 20 y para eso hemos hecho un proyecto para cuatro años.